Inicio » 2011

Yearly Archives: 2011

El capitalismo como el sistema económico que más innovación permite

Aunque la ciencia y la tecnología no son exclusivos del sistema capitalista, es este el que más impulsa la tecnología, pues el incentivo de un gran beneficio es lo que lleva a las personas a innovar y a asumir todos los riesgos y sacrificios que conllevaría el proyecto. Escribir una teoría física no cuesta nada, solo el papel y la tinta, pero desarrollar una nueva tecnología es sumamente costoso y es muy difícil siquiera determinar algún rango de probabilidad de éxito. El socialismo no permite aventurar millones en un proyecto de futuro incierto y mucho menos si es para “extravaganzas”, “lucro” o “necesidades creadas”. Eso es para capitalistas salvajes, no para seres amantes de la humanidad. Es diferente también de la innovación en la medicina, que muchas universidades y personas invirtieron muchísimo para encontrar la penicilina o la vacuna contra la polio. Esas personas sentían una fuerte necesidad ante un grave sufrimiento de las personas de aquella época, pero ¿cuál fue la necesidad de desarrollar la tecnología de punta? Ninguna. TODO FUE VANIDAD.

Las computadoras y celulares eran unos artículos costosísimos de gente extravagante y opulenta hace unos 30 años y miren ahora. Yo mismo recuerdo antes cuando era pequeño que decían que el Internet, el celular y recientemente los smartphones eran una “necesidad creada” y de una clase social despilfarradora de recursos. De hecho, el internet tiene un impuesto de bienes de lujo porque antes esto era considerado un lujo, y ahora es necesidad real y los smartphones ya los tiene todo el mundo

Pero hasta el mismo Facebook, promovedor de ideas y revoluciones, era una página vanidosa para que la gente proyectara a otros lo fabulosa que era su vida con sus fotos y miren en lo que se convirtió ahora. Hasta no hace mucho tiempo, recuerdo las críticas de mucha gente (incluso jóvenes) que se resistían a esta página por considerarla de gente superficial y vacía.

Es irónico que los neosocialistas estén hoy día desde sus Blackberries, Wifi, Netbooks, Facebook e Internet 4G maldiciendo al capitalismo y a las clases burguesas. Pero se quejan no solo de la vida de los pobres, se quejan también hasta de su propia vida. Ellos se creen “obreros oprimidos por los explotadores capitalistas”, es decir, que ellos quieren consumir aún más, no saben apreciar todo lo que tienen, no saben que antes del capitalismo la gente vivía nada más para la subsistencia.

Aunque el capitalismo no tiene como insignia el bienestar del pueblo, HACE MUCHISIMO MAS POR MEJORAR LA VIDA DE LA GENTE QUE CUALQUIER OTRO SISTEMA. El interés es la fuerza motora del mundo, no el amor.

Nada más hay que irse a la década de los ochenta y comparar a la URSS y a los EUA. Mientras en EUA se desarrollaban todo tipo de nuevas tecnologías, la URSS se quedaba muy atrás. En EUA se desarrollaban microchips, celulares, videojuegos; las escuelas adquirían computadoras Apple II y los estudiantes utilizaban calculadoras Casio; mientras en la URSS no había nada de eso, y los estudiantes utilizaban maquinas toscas y del tamaño de la butaca para hacer simples cálculos matemáticos. La URSS era primitiva al lado de EUA.

Sin embargo, la URSS sí tenía la capacidad, la organización, el potencial y una población muy capacitada para desarrollar la alta tecnología de consumo masivo. El mismo hecho de que llegaran al espacio lo demuestra. Pero dada la inexistencia de la iniciativa privada capitalista no pudieron fabricar artículos de consumo para su población.

El rey Salomón escribió en Eclesiastés 1:1 hace 3 mil años: “Vanidad, todo es vanidad”,

Cuando la URSS se dio cuenta de que la carrera espacial era una vanidad nacionalista sin sentido, la dejó, y con el fin de la vanidad ahí mismo terminó el progreso tecnológico de la URSS. Mientras que EUA también dejó atrás las vanidades nacionalistas (hace casi 40 años que nadie va a la luna), pero siguió satisfaciendo las vanidades, locuras, ambiciones, extravagancias y despilfarro de sus ciudadanos y por eso el progreso tecnológico en EUA continuó.

Por todo eso fue que Gorbachov a finales de los ochenta decidió establecer las primeras leyes de iniciativa privada. El retraso era evidente. La URSS no podía producir artículos de consumo masivo como lo hacía occidente. Pero el retraso era evidente desde mucho antes. Durante la Exhibición Nacional Americana en el parque Sokolniki de Moscú, en 1959, Nixon le mostró a Kruschev una lavadora como una demostración de la libre empresa como productora de bienes que mejoran la vida de la gente, y le dijo: “Lo que queremos es hacerle la vida más fácil a nuestras amas de casa”, a lo que poco más tarde Kruschev respondió que “era interesante pero no necesaria en la vida”, y que era un lujo, y preguntó satíricamente si había una máquina que “ponga la comida en la boca y la empuje hacia abajo”. Véase La opinión de Kruschev sobre las lavadoras

En los años 50 y 60 las empresas capitalistas habían desarrollado tanto la tecnología de las lavadoras que las hicieron accesibles para la mayoría de las familias de EUA y con una gran eficiencia, pero eran completamente inexistentes para las familias soviéticas. Fue el mismo proceso que se dio con el abaratamiento de la alta tecnología de los 80 y los 90; por lo que este fenómeno de abaratamiento de precios y masificación de la tecnología en el capitalismo no es para nada nuevo.

En este episodio de la famosa caricatura de Silvestre, llamado “el ratón economista”, realizado en los años sesentas, se aprecia claramente y se explica el desarrollo de los artículos de consumo masivo, que gracias a la COMPETENCIA E INVESTIGACION las empresas aumentan las cantidades que producen, reducen cada vez más sus costos y sus precios, y mejoran sus productos; y con cada una de las empresas vendiendo cada vez mas y mejores productos, los trabajadores a su vez obtienen mayor poder adquisitivo de los diferentes bienes y mejoran su calidad de vida.  El ratón economista:

 

 

Las primeras computadoras personales fabricadas por Apple Computers las vendían a 666 dólares (2500 dólares de hoy). Las muy famosas Apple II, dependiendo de la capacidad, tenían un valor de entre 1200 y 2600 dólares cada una, equivalentes a 2724 y 5900 dólares de hoy respectivamente. Hoy día, se puede comprar una cómoda y pequeña computadora portátil “Netbook”, de muy buena capacidad, a tan solo 330 dólares.

El primer celular comercial de la historia, el Dynatac8000x a 3,995 dólares la unidad (8,724 dólares de hoy). Estaba dirigido a una clase social de muy alto poder adquisitivo: los ejecutivos de corporaciones con sus apretadas agendas, para que pudieran llamar con comodidad desde sus limosinas o cualquier lugar, a cualquier numero de la red telefónica.

Notamos aquí que se da una especie de redistribución de las riquezas desde los más ricos a los más pobres, pues con el tiempo y el continuo desarrollo e inversión en un producto tecnológico, este resulta asequible para todos.

Las primeras computadoras y celulares que se desarrollaron nunca sus inventores se imaginaron a donde llegarían.

Cada producto tecnológico moderno tiene por detrás toda una historia de fracasos y de inventores “locos” o “tontos” que no son aceptados por la sociedad pero que gracias al libre capital y a la libre asociación pueden desarrollar sus ideas.

Esta otra caricatura, de tan solo un minuto, explica muy simpáticamente este proceso. Esta es de los años 40.

La libre empresa explicada por una caricatura:

 

 

El capitalismo permite tomar ideas antes consideradas locas y desarrollarlas e impulsarlas. La innovación es la gran virtud del capitalismo!!!!!

No es que en el comunismo no haya innovación, es que el capitalismo es el sistema que más la promueve!!!!!!

¿Cuál fue el sistema que llevó a Singapur, Corea y Taiwán a salir del medioevo y ser más desarrollados que la propia URSS en 30 años? ¿Y cuál fue el sistema que sacó a Japón de la misma en 20 años en siglo XIX?

Singapur, Corea y Taiwán con el capitalismo avanzaron 10 mil veces más que China y que la URSS; en 30 años sacaron a toda su población de la pobreza, y Singapur, Taiwán y Japón lo hicieron a pesar de la escasez de recursos.

Nintendo, Toshiba, Casio y Sony en Japón. LG y Samsung en Corea. Via Technologies y Acer en Taiwan. Todas fueron iniciativas privadas capitalistas de los 70 y 80. Al igual que también en EUA las computadoras personales, los celulares, los microchips y los videojuegos fueron iniciativas privadas capitalistas.

Nada más por poner algunos ejemplos, el de la compañía Nintendo, quienes antes de ingresar en el mercado de desarrollo de videojuegos, tuvieron una gran cantidad de fracasos en otros negocios, y que tampoco en el desarrollo de videojuegos les fue bien inicialmente. El desarrollo de los videojuegos por parte de Nintendo fue una aventura iniciada por un pequeño número de personas, pero muy bien capacitadas y formadas en las tecnologías. Pero en la URSS también tenían la capacidad de instalar una compañía como Nintendo, de hecho, el Tetris, uno de los primeros videojuegos y también uno de los más famosos, fue creado por los soviéticos, pero el sistema económico sencillamente no los propiciaba para innovaciones y desarrollos aun mayores.

Pero la historia más asombrosa es la de la compañía Apple, fundada por tres personas en un garaje, y curiosamente, dos de estas 3 personas, Jobs y Wayne, se conocieron mientras trabajaban en Atari (los primeros fabricantes de consolas de videojuegos) y es que las consolas de videojuegos son minicomputadoras. Así que vemos como gracias a una ociosidad electrónica pudieron surgir las computadoras personales con mouse e interfaz gráfica como hoy las conocemos. La historia de Apple es sin duda alguna la más representativa y el mayor baluarte del emprendurismo, debido a los enormes riesgos, fracasos y éxitos que tuvieron sus fundadores, historia que trato en mi articulo: Por qué creo en el capitalismo y que EUA es el mejor país del mundo por mucho

Es obvio que la innovación tecnológica gracias al capitalismo fue muy superior, y por lo tanto se alcanzó mayor bienestar también. En los ochentas los tigres asiáticos les dieron una pela a la URSS en alta tecnología gracias a sus sociedades altamente cohesionadas, transiciones pacificas a la democracia y políticas públicas orientadas al capitalismo y a la alta competitividad.

Pero no solo se trata de la alta tecnología de los últimos 30 años, tampoco de los electrodomésticos de los años 50 y 60, es que incluso hasta la misma máquina de vapor, el invento propulsor y base de la revolución industrial y de todo el progreso tecnológico de los últimos 200 años; debe su existencia al capitalismo. Su inventor, James Watt, había caído en la quiebra y en la pobreza en su afán por desarrollar su máquina. Pero un destacado y hábil emprendedor, llamado Matthew Boulton, accedió a proveerle recursos para proseguir con sus experimentos, a cambio de participación en las posibles ganancias por la patente “para compensar el riesgo que había corrido”. Eran los inicios del capitalismo.

En un momento de agonía, mientras estaba estancado de ideas para resolver las imperfecciones de su máquina, escribió: “De todas las cosas en la vida, no hay cosa más estúpida que el estar inventando.”

No es de extrañar, no es coincidencia, que en el mismo lugar (a tan solo unos pocos kilómetros) y al mismo tiempo (en el mismo mes y en el mismo año) de que James Watt instalara la primera máquina de vapor, para sacar agua en las inundadas minas de Tipton, en marzo de 1776, Adam Smith (en ese mismo mes) publicara su obra: “la riqueza de las naciones” (seguramente sin haber nunca oído hablar de la máquina de vapor) la cual tan solo era básicamente una descripción de todos los nuevos fenómenos económicos que se estaban presenciando en Inglaterra y en los países bajos, y declaró la validez de la “libre e ilimitada acumulación de las riquezas”, describiendo una economía donde los capitales se asociaban libremente para tomar riesgos y obtener beneficios, donde se tomaban participaciones por acciones, etc., y que esta debería ser la sociedad ideal y que sería la más exitosa.

Por primera vez en la historia, los científicos locos y solitarios ya no estaban al menos financieramente solos.

Pero el triunfo del capitalismo no se limitaría solo a la misma máquina de vapor desarrollada por Watt, sino que también, para las demás aplicaciones que se le dieron: con la aplicación de la máquina a la industria textil, luego a las locomotoras, a los barcos, a los carros, a las turbinas de aviones, etc. Sin el capitalismo todavía viviéramos en la edad de piedra. -En el tema Parada en París desarrollo más ampliamente la historia de la máquina de vapor y amplío aun más la argumentación sobre la superioridad de la libre empresa sobre los colectivos o cooperativas-.

Es cierto que el capitalismo incrementa la desigualdad, pero también aumenta la riqueza de todos. Con crecimiento económico y gracias al abaratamiento y mayor variedad de productos tecnológicos, un pobre puede ahora progresar y comprar un televisor (con cable satelital o por antena), estufa, nevera, lavadora, celular y un motor; un ciudadano de clase media puede progresar y comprar un carro, aires acondicionados, Iphones y netbooks para cada miembro de su familia; y un ciudadano de clase alta puede ahora progresar y comprarse un helicóptero o un jet privado. Mientras continúe incrementándose el bienestar de todos y el tamaño del pastel… no hay problema alguno.

No es cierto que en el capitalismo el progreso de una persona o de unos países se hace a costa de otros. Este tema lo trato en mi articulo: ¿Son la pobreza y la explotación inherentes al capitalismo?

Tampoco es cierto que los recursos se van a agotar. La teoría económica actual de la sostenibilidad de recursos contradice la de Malthus:

“Mientras más individuos capacitados existan en una economía, habrán más personas ingeniosas de elaborar nuevos y más eficientes procesos de producción”. La teoría se ha cumplido hasta ahora y hasta aquellos recursos que se creían muy limitados no se han agotado y el consumo de estos tampoco ha disminuido, sino que ha aumentado. A finales de los 70 se creía que el petróleo no existiría para el año 2000. Pero cada vez se siguen encontrando nuevos yacimientos de petróleo y nuevas formas de obtención, y las subidas de precios incentivan esas cosas. Ahora se extrae petróleo a miles de metros de profundidad marina y hasta se extrae de las rocas (del cual se cree existe la misma cantidad que en estado normal). Además se encuentran también nuevas formas de energía que sustituyen al petróleo. La misma historia ha sucedido con muchos metales.

Ningún sistema económico es perfecto. El capitalismo tiene sus pros y sus contras, como todos los sistemas económicos, pero sin duda alguna, el capitalismo es el peor sistema económico que se han inventado después de todos los que han existido anteriormente. La evidencia histórica, pero también la evidencia lógica y argumentativa, lo demuestran.

Hoy día, el comunismo ni el socialismo se aplican en ningún país del mundo porque que no pudieron aumentar realmente el nivel de bienestar de sus ciudadanos. Ni siquiera en la producción de bienes de consumo básico sirven. Ver tema: La improductividad agrícola en el comunismo

Así que jóvenes dominicanos que dizque se hacen llamar socialistas; revísense, aterricen y despierten. No se dejen arrastrar por (uno de los muchos) fantasmas del pasado no resuelto de sus padres; y como se dijo en la caricatura de la libre empresa, no hay nada de malo ni de qué avergonzarse por ser capitalistas.

Anuncios