Inicio » Sin categoría » A los indignados de nuestro país…

A los indignados de nuestro país…

wordpress statistics

-Este artículo fue publicado originalmente en una nota de Facebook el 24 de julio de 2011, días después de una exitosa huelga nacional en medio de alzas de los combustibles e impuestos. Los datos fueron actualizados.-

 

Casi nadie sabe o parece que se les olvidó que fue en este gobierno desde el año 2006 que se aprobaron una serie de reformas tributarias que redujeron el tope del ISR tanto a las personas físicas (asalariados) como jurídicas (empresas) de 30 a 25 % entre otras tantas exenciones de impuestos a la gasolina, a los empresarios, etc. A muchos les sorprenderá saber que a pesar de los alabados esfuerzos dela DGII en los últimos años con reducir la evasiones tributarias, nuestra recaudación tributaria con respecto a nuestro PIB bajó de 15.98 en 2007  a 12.8 % el año pasado, la más baja recaudación desde 2004 y mas baja que en 2001 y 2002.

Las reducciones de impuestos se aplicaron supuestamente con el argumento de que el país tenía que ser más competitivo con Centroamérica, pero ¿qué hicieron nuestros empresarios y la clase media alta con las reducciones de impuestos? ¿Lo utilizaron para exportar? Lo utilizaron para comprarse yipetas Lexus, Cayenne, Nissan Murano, Mazda Cx9, Tahoe, y numerosos viajecitos a La Romana, Punta Cana y Europa… los recursos que pudieron ser destinados a educación para hacernos más competitivos fueron destinados a comprar yipetas y a viajecitos. ¿y qué hizo la clase media? Lo gastó en BlackBerries, en yipetas Hyundai Tucson y Kia Sportage.

Recientemente un periodista local en un viaje que realizó a Brasil, aseguraba con firmeza haber contado con los dedos de las manos las yipetas que vio en su recorrido por varias ciudades de Brasil. Decía que Brasil era una sociedad que se dedicaba a la inversión y a la producción – donde se fabrican, autos, autobuses, cohetes espaciales, satélites- y que sin embargo, todo el mundo viajaba en carros pequeños o medianos. No es el único periodista que ha hecho esta observación y no ha sido solo con Brasil.

De hecho, de acuerdo con los datos del Departamento Nacional de Tránsito de Brasil (Frota 2012: Frota Tipo UF: Frota Regiões Tipo UF), solo un 0,5 % del total del parque vehicular de Brasil corresponden a yipetas, en Chile solo un 2,7 % según el Instituto Nacional de Estadísticas de ese país, pero en nuestro país la relación es de un asombroso 9.4 % (DGII). En Brasil, un 22 % del total del parque vehicular corresponde a motores, en Chile solo un 3 % y en nuestro país un asombroso 51 %. Este es un país lleno de yipetas y motores -los pobres también se dan sus lujos.- En Brasil y en nuestro país hay un vehículo por cada 3 habitantes y en Chile 1 por cada 5. En Chile hay una yipeta por cada 21 automóviles y en Brasil hay una yipeta por cada 110 automóviles. En República Dominicana hay una yipeta por cada 2 automóviles. En Estados Unidos hay un vehículo por cada 2 habitantes, un 18 % del total del parque vehícular corresponde a yipetas y hay una yipeta por cada 3 automóviles (Highway Statistics 2010 tablas mv9 y mv1). Nota: En todos los casos incluye automóviles públicos y privados y en todos los casos excluye camionetas, furgonetas, autobuses, camiones, etc. Yipetas en Chile se conocen como todo terreno y en Brasil y EUA como utilitarios deportivos o SUV (Sport Utility Vehicle).

Resulta que en nuestro maravilloso país se puede adquirir una yipeta gastadora de gasolina nueva a muy bajo precio y una usada de 3 o 4 años a precio de un carro nuevo pequeño, gracias a los bajos impuestos especiales a los vehículos.

Una Hyundai Tucson o Kia Sportage automática 0 km 2wd de gasolina motor 2.0 de año, cuestan 27 mil dólares (casi lo mismo que un Nissan Sentra o un Toyota Corolla a 25 mil dólares), comparado con los 32 mil dólares de Brasil (19 % más caro). En nuestro país una Tucson o Sportage como las mencionadas anteriormente están a solo 8 % de distancia en el precio de un Nissan Sentra 2.0 automático 0 km (la clase más barata), en Brasil están a 28 % de distancia del nissan sentra 2.0 automático 0 km de gasolina y alcohol (la clase más barata). En nuestro país, el carro más barato del mercado es el Hyundai i10 (automático) a 12,500 dolares. En Brasil, los más baratos y también populares son el renault clio manual gasolina y alcohol de 4 puertas y el fiat uno manual 4 puertas gasolina y alcohol a 12,500 mil dólares ambos. Nota 1: Casi todos los vehículos medianos o pequeños en brasil se venden y funcionan con mezcla de alcohol y gasolina, pero no se fabrican yipetas de este tipo. Nota 2: datos convertidos con tasa de cambio al 15 de mayo 2012

El presidente ejecutivo de Acofave (Asociación de Concecionarios de Fabricantes de vehículos), Enrique Fernández, consultado sobre el tema de las yipetas, dijo:

“Lo que ocurre es que a veces el usuario normal acude a un dealer buscando economía y si pregunta por un  carro pequeño y económico el vendedor le dice: “Con lo que te cuesta ese carro pequeño te compras un auto usado, que es esta yipeta que trajimos de fuera, tiene cuatro años de uso pero está nítida. Es así como la persona termina adquiriendo el auto usado más grande en vez del pequeño que inicialmente iba a comprar”, explicó Fernández.  Según las estadísticas de Acofave, el año pasado el 67 % de los vehículos importados por sus miembros eran usados, es decir, 2 de cada 3.

De hecho, una Hyundai Tucson, del año 2009, traída como nueva de afuera 0 km (supuestamente), gastadora de gasolina, cuesta más barata que un Daihatsu Sirion del año (18,500 contra 15,300 mil dolares) y su precio no está muy lejos del Kia Picanto (apenas mil dólares). En un financiamiento a 5 años pagando seguro la Tucson 2009 está a solo 2,500 pesos mensuales de distancia del Hyundai i10 del año (11,675 pagando un 20 % de inicial tasa 15 % vs.14,175 mil pagando un 30 % de inicial tasa 18 %)-ver tarifario tasas activas y simulador de prestamos-. Claro que el gasto en gasolina en una yipeta sería mucho más caro… sin embargo, a muchos de nosotros les sorprenderá saber que nuestra gasolina relativamente hablando a otros países realmente no es cara (no por nada tenemos tantas yipetas).

De hecho, somos un país con un precio de la gasolina considerado por el GIZ-International Fuel Prices Observatory de categoría 3, es decir, un precio que está en el promedio y con un nivel de impuestos modestos. De hecho, estábamos justo en la mitad de una lista de 170 países, y con 7 países latinoamericanos con el precio de la gasolina por encima del nuestro en noviembre 15 del año 2010. Incluso por encima estaba Brasil, que produce y refina 100 % de los combustibles que consume,  siendo el único de Latinoamérica que lo hace, ni siquiera Venezuela lo hace (porque su petróleo pesado es muy difícil y caro de refinar, tienen que comprarle la gasolina a EUA). Es que la gasolina en la mayoría de los países del mundo es uno de los principales instrumentos de recaudación de impuestos. En Europa, los precios de la gasolina llegan a superar en 70%  a nuestro precio.

De hecho, el precio de la gasolina no afecta las compras de yipetas en nuestro país. En la autoferia popular 2010 casi el 60 % de los vehículos vendidos correspondían a yipetas. Desde el 1 de enero hasta el 30 de diciembre de 2010 se registraron en el parque vehicular de la DGII 23,258 nuevas yipetas y solo 15,491 nuevos automóviles (públicos y privados) y en 2011: 16,099 automóviles y 20,766 yipetas; y según este mismo informe solo un 19 % de las yipetas tienen años de fabricación desde 2007 hasta 2012.

A la mayoría de la gente les sorprenderá saber lo mal fundamentados que estuvieron las cálculos del movimiento “bájame la gasolina” sobre los precios de la gasolina. Aunque a simple vista parece muy obvio y muy lógico que si la gasolina antes estuvo más barata con un precio del petróleo más caro, pues debería hoy día estar más barata con un petroleo más barato. Pero no es así. Ver: Explicación del comportamiento de los precios de la gasolina en 2011. Pero si tanto les molesta el precio de la gasolina, por qué no ponen de su parte y se sacrifican un poquito nada más haciendo una inversioncita de 35 mil (carros) o 70 mil (yipetas) -dan 3 años de financiamiento- para convertir sus vehículos a gas natural (no GLP), que cuesta la mitad de la gasolina regular, es energía limpia y así ayudan al ambiente y es totalmente seguro (no explota) y con lo que te ahorras en combustible da para cubrir el costo de la financiación o recuperar tu inversión en un año o menos. Ocupa el espacio del baúl pero no todo en la vida puede ser tan fácil y bueno. Ver: La conversión de vehículos a gas natural: un palo!! ¿Cómo cálcular tu ahorro?

Mientras en Europa, Argentina, Brasil, Venezuela, Ecuador y otros países latinoamericanos penalizan el uso de las yipetas y promueven el uso de vehículos livianos que ahorran combustible y hacen menos daño al medio ambiente; nosotros promovemos lo contrario. Mientras en Brasil casi todos los vehículos medianos usan etanol, y en Argentina y en Perú ya un 25 % del total del parque vehicular usa gas natural, aquí menos del 1 % lo usa.

Un país desarrollado no es aquel en donde los pobres andan en autos (EUA), sino donde los pobres utilizan transporte público (Europa), y así mismo, un país subdesarrollado no es aquel en donde la clase media anda en yipetas y los pobres en motores (R.D), sino donde la clase media anda en autos medianos y los pobres en transporte público (Brasil, Chile).

Pero no solo se trata del precio de la gasolina y de vehículos  En Uruguay el ITBIS es de 23 %. En Brasil el ITBIS va desde 16 a 24 % dependiendo del producto, con un promedio de 20 %. En Argentina es de 21 % y en Perú y Chile es de 19 %.Ver tendencias de la tributación en América Latina. Nuestro ITBIS es de 16 %, pero hay cientos de productos que están exentos de este impuesto. Vayan al super y vean la factura y notarán un montón de productos que marcan 0.00 pesos de ITBIS. En una compra típica, una familia de clase media que gasta unos 16 mil pesos mensuales en el super, deja de pagar por exenciones del ITBIS en los productos alrededor de 1,600 pesos mensuales. Las exenciones al ITBIS representarán un 3% de nuestro PIB en 2012. Ver tema: El reto tributario en República Dominicana.

En Brasil el gobierno recauda un 25 % de su PIB en impuestos + 9 % del PIB en contribuciones sociales que recauda el gobierno también sobre los salarios -mientras que nosotros un 2.5 % (las ARS no el gobierno)- y destinan los recursos a una provisión eficiente de servicios públicos, a la educación y reducción de la desigualdad. En Argentina recaudan un 27 % + 8 % en contribuciones sociales. En Chile recaudan un 18 %+ 1% en contribuciones sociales. (Datos Cepal). En nuestro país el gobierno recauda un 12.72 % del PIB y un 0.06 % en recaudaciones sociales.

En 2011, la recaudación tributaria promedio en América Latina fue de 19%. Excluyendo a Argentina y a Brasil el promedio es de 17 %. Nosotros apenas recaudamos un 12.78 % del PIB. Hasta Haití tuvo una recaudación mayor que la de nosotros (CepalStat). Solo Guatemala, Venezuela y México recaudaron menos que nosotros, pero estos dos últimos no necesitan recaudar muchos tributos dados los enormes ingresos fiscales que obtienen de la venta del petróleo. Nicaragua y Honduras, que son países mucho más pobres que el nuestro, tienen una recaudación tributaria del 24 y 16 % respectivamente (gobierno central, excluyendo ingresos ayuntamientos, incluyendo contribuciones sociales que recauda el gobierno pero excluyendo las ARS privadas por supuesto).  De toda Latinoamérica, solo El Salvador, República Dominicana y Guatemala tendrán en 2012 ingresos fiscales menores del 20 %; con 18, 15 y 12  por ciento respectivamente, según el FMI. Solo Guatemala tiene un gasto total relativo al PIB menor que nosotros. (FMI).

Nos quejamos de la ineficiencia pública en salud, educación, basura, pero si nuestro gobierno no recauda lo suficiente, ¿cómo podemos exigir? La verdad es que nuestro gobierno debería gastar más y nuestra gente gastar menos (al gobierno recaudar más), esa es la única forma de reducir las desigualdades, al invertir más en educación y salud y programas de ayuda a las familias más pobres o necesitadas. Nuestro gobierno no puede gastar menos, sino más inteligentemente pero nunca menos.

Como dijo el experto en Política Educativa de la OCDE, Andreas Schleicher, cuando visitó el país: “En República Dominicana hay muchos vehículos porque la gente invierte en ellos, pero en Corea la gente invirtió lo poco que tenía en mejorar la educación.”

Parece ser que solo yo en este país sabe que Santo Domingo está en el puesto 147 de las 214 ciudades más caras del mundo, con al menos 12 ciudades latinoamericanas en 11 países por encima de nuestra ciudad en 2010. En el estudio hecho por la famosa consultora Mercer, se evaluaron los costos comparativos de más de 200 rubros en cada plaza, incluyendo vivienda, transporte, alimento, ropa, artículos para el hogar y entretenimiento. Los resultados del año 2011 ya están disponibles; ningún periódico local los ha publicado. De hecho, para una comparación internacional, nuestro PIB siempre es revisado fuertemente al alza (en 71 %) al ajustarlo a la paridad de poder adquisitivo (utilizando una canasta de precios de cientos de productos y servicios en el país, para medir el nivel adquisitivo real). Nota: no solo los impuestos inciden en esto, sino también nuestra misma baja riqueza o bajo nivel de producción general que genera bajos salarios relativos y a su vez bajos precios relativos, además de las distorsiones que existen en los mercados de divisas.

A los opositores, sensacionalistas y político-economistas (Escuder y compañía) les encanta cantar cifras alegres comparando los precios de los productos en el año 2004 y los precios ahora. El precio del petróleo a finales de 2004 estaba en 40 dólares; hoy está en 100.  El salario mínimo en las empresas pequeñas a finales del año 2004 fue establecido en 3,200 pesos. Hoy es de 6 mil. Si ajustamos ese salario por inflación a través del IPC, 3 mil pesos en el año 2004 equivaldrían a 4,927 pesos de hoy. Lo que significa que el poder adquisitivo de los que ganan la escala más baja del salario mínimo ha aumentado. A finales del año 2004, el salario mínimo en las empresas grandes fue establecido en 6,400 pesos, que ajustados por inflación hacen 9,855 pesos de hoy. El salario mínimo en las empresas grandes hoy día es de 10 mil pesos, lo que significa que el poder adquisitivo de los que trabajan en la escala más alta del salario mínimo se mantuvo.

A los opositores, sensacionalistas y político-economistas (escuder y compañía) les encanta cantar cifras alegres comparando la deuda nominal externa de los años del gobierno del PRD con la deuda nominal actual.

En 2004, la deuda externa dominicana era de US$6,327 millones y ahora es de US$11,274 millones. De hecho, la deuda externa dominicana se redujo de un 30 % del PIB en 2003 hasta un 21 % del PIB en 2011 gracias a las acuerdos con el FMI.

Parece ser que ellos no saben que el PIB nominal dominicano en dólares creció de US$ 22,608 millones en 2004 a US$ 54,400 millones en 2011, para un crecimiento de 140 %.  Es decir, 100 pesos en el año 2004 ya no valen lo mismo que ahora.

La deuda pública total (interna, externa y la del B.C) cerró en 36 % del PIB  en 2011, un nivel bastante aceptable (uno de los más bajos de Latinoamérica), y nuestro servicio de deuda (interna, externa y al B.C)  se presupuestó en un 32 % de los ingresos fiscales en 2012, un nivel manejable, pero si nuestras recaudaciones tributarias fueran mayores, este nivel fuera mucho más bajo. Si analizamos el servicio de deuda respecto al PIB, es de 4.7 % en 2012, más bajo que el de Brasil, Colombia, Costa Rica, Uruguay y Panamá en 2010. Los pagos de intereses relativos al PIB en nuestro país tampoco están mal, representarán un 2.3 % del PIB en 2012, incluyendo todo un 1 % del PIB pagado al Banco Central. En 2010 en Uruguay fue de un 2.4 %; en Estados Unidos y Costa Rica un 2,1 % (2010), Panamá 3.1 % (2010) y Brasil 3.8 % (2010). Referencias y notas

 

Reflexión final:

Si vamos a ir a votar otra vez por los precios de los huevos y los pollos como hicimos en el año 2004, a votar por la superficie, sin mirar los problemas de fondo, con todo el mundo con visión que no pasa más allá del otro día; mejor no vayamos a votar, porque después cuando venga el otro gobierno de turno será un dejabu. Necesitamos ser más exigentes con nosotros mismos y con los discursos de nuestros políticos; tenemos que ir más allá de las inmundicias de los precios de los pollos, huevos y la gasolina.

Protestar no está mal, tenemos derecho a expresar nuestras quejas, para que el gobierno tome medidas sobre el asunto y nos considere y busque alternativas. Sin embargo, si tenemos éxito con nuestra oposición por oposición, lo único que sucederá será que vuelva el PRD (excelente estrategia). Me recuerda 1984 (en clases de historia), cuando después de que un gobierno populista cedió y tumbó los controles de precios y el relajo (lo correcto) el pueblo explotó sin oír razones y el resultado fue el regreso de una fuerza aun más conservadora.

 

De paso, aquí les dejo un extracto de un articulista del periodico El pais:

“¿Y si el público que escucha con agrado esas imprecaciones no fuera la solución sino parte del problema? Lo revolucionario sería romper eficazmente con el populismo, con esa inmediatez y adulación que está en el origen de nuestras peores regresiones.

[…]

La indignación no deja de ser un exabrupto inofensivo e ineficaz a la hora de modificar los hechos intolerables que la suscitan cuando incluye además algún análisis razonable de por qué pasa lo que pasa, si identifica bien los problemas en vez de contentarse con haber encontrado a los culpables, si propone algún horizonte de acción.

[…]

Algo más que necesitamos para transitar hacia un mundo mejor no es una mayor exageración dramática de nuestro descontento; es, de entrada, una buena teoría que nos permita comprender lo que está pasando en el mundo sin caer en la cómoda tentación de escamotear su complejidad. Solo a partir de entonces pueden formularse programas, proyectos o liderazgos que permitan un tipo de intervención social eficaz, coherente y capaz de resultar atractiva para una mayoría que no esté formada solo por gente cabreada“.

Anuncios

Críticas, aportes o cualquier duda o corrección que tengan, por favor no dejar de expresarlas aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s