Inicio » Sin categoría » El reto tributario en República Dominicana

El reto tributario en República Dominicana

wordpress statistics

En nuestro país solo un 8 % de los asalariados aplican para el pago del ISR – ver Informe Financiero Tesorería de la Seguridad Social-, puesto que este solo se cobra al ingreso percibido por encima de los 33 mil pesos; y el impuesto a la propiedad lo pagan solo 21 mil viviendas o un 0,8 % del total de viviendas registradas en el censo, puesto que solo aplican las viviendas valoradas por encima de los 5 millones -ver Informe Gasto Tributario 2012 pág. 19-. En toda latinoamérica la situación es idéntica a la de nuestro país, pero en los países desarrollados la gran mayoría de los ciudadanos pagan ambos impuestos -Ver Política fiscal y desarrollo en América Latina paginas 20 y 21.-

En nuestros países de bajos ingresos el tema tributario es difícil, porque el grueso de las recaudaciones provienen de los impuestos al consumo. Aun así, estos pueden ser efectivos para reducir las desigualdades. En Brasil y en Argentina, la gran mayoría de las recaudaciones provienen de impuestos al consumo, no a la renta –Datos Cepal-. Lo mismo sucede en nuestro país. Pero en Argentina y en Brasil la recaudación tributaria de sus gobiernos es del 34 y 35 % del PIB respectivamente, mientras que en nuestro país es de solo un 13 %.

En Uruguay el ITBIS es de 23 %. En Brasil el ITBIS va desde 16 a 24 % dependiendo del producto, con un promedio de 20 %. En Argentina es de 21 % y en Perú y Chile es de 19 %. Ver tendencias de la tributación en América Latina. En nuestro país el ITBIS es de 16 %, pero hay cientos de productos que están exentos de este. Vayan al super y vean la factura y notarán un montón de productos que marcan 0.00 pesos de ITBIS. En una compra típica, una familia de clase media que gasta unos 13,500 mil pesos mensuales en el súper, deja de pagar por exenciones del ITBIS alrededor de 1,500 pesos mensuales, pues la mayoría de los productos están exentos.  Las exenciones al ITBIS representarán un 3% de nuestro PIB en 2012.

Ahora bien, los que más consumen son los que más pagan. Por lo tanto, si se eliminan estas exenciones al ITBIS se puede obtener más dinero de la clase media y alta que puede ser utilizado entonces para salud y educación públicas y subsidios a las familias más pobres que compensen el aumento en el ITBIS. Brasil y Argentina han logrado disminuir su desigualdad de esta forma. 

El informe del BID del año 2009: “La ruta hacia el crecimiento sostenible en la República Dominicana” sugiere eliminar todas las exenciones del ITBIS. “Las exoneraciones diseñadas en el ITBIS, con el propósito de no perjudicar a los sectores de menores ingresos, tienen el efecto colateral (no deseado) de beneficiar a los sectores de más altos ingresos, cuyo consumo de los bienes y servicios exonerados es, en términos absolutos, significativamente mayor al de los estratos más pobres. Renunciar a esta recaudación adicional proveniente de los sectores de más altos ingresos no resulta apropiado, sobre todo teniendo en cuenta que esta podría afectarse —mediante un gasto adecuadamente focalizado—para más que compensar a los perdedores por la implantación de esta medida. Adicionalmente, se considera que la DGII, que ha iniciado un proceso de tecnificación relevante, estaría en condiciones de implementar una “tarjeta de crédito social”, que permitiría devolver el ITBIS incluido en las compras de determinados bienes de primera necesidad (canasta básica) a los sectores de menores ingresos […] El 10% más rico de la población paga el 31% de la recaudación del ITBIS y el 20% más rico paga casi la mitad del impuesto. Este pago del 20% más rico (46,1%) es casi 2,5 veces el pago del 40% más pobre (18,9%)19. Es decir, dado que, en términos absolutos, el consumo de los estratos más ricos es significativamente mayor al de los más pobres, son aquellos quienes pagan el mayor porcentaje del ITBIS recaudado. Teniendo en cuenta que aproximadamente el 50% de las ventas en el mercado interno está exonerado, se deduce que también un alto porcentaje de las exoneraciones —que implicaron un gasto tributario de 5,15% del PIB en 2005/2006 según Artana (2007)— favorece a los estratos de mayores ingresos”.

Una verdadera y justa propuesta tributaria seria implementar 4 tipos de ITBIS: uno del 5 %, otro del 10 %, uno de un 15 % y otro de 20 %, para así evitar que el peso de la reforma caiga en los mas pobres. ¡¿Que importa con llevar el ITBIS al 20 % en algunos productos?!! La clase media de nuestro país es pequeña pero demasiada opulenta. Ver tema: La pobrecita clase media dominicana

 

Las exenciones de ISR a los empresarios en nuestro país realmente no son altas y no se obtendría mucho de la eliminación de estas. Ver tendencias de la tributación en América Latina para comparar. Representan menos del 1 % del PIB, pero muchas de esas exenciones se otorgan a instituciones religiosas, educativas, de salud, sin fines de lucro y a la generación eléctrica. Las exenciones a las empresas se otorgan para proteger determinado sector económico o para incentivarlo. Es un tema demasiado complejo el cual prefiero no tratarlo.

El impuesto a las empresas realmente no es alto. Es de 25 % (hasta el 2014 será de 29 %). En Dinamarca el tope de este impuesto es de 25 %, en Suecia y Finlandia es de 26 % y en Noruega de 28 %.  Este también es más o menos el nivel de otros países de Latinoamérica. En algunos países como en Estados Unidos el tope de este impuesto es del 39 % (estatal y federal combinado), pero se otorgan un sinnúmero de exenciones a casi todas las empresas. En Estados Unidos las empresas realmente lo que pagan es un 28 % en promedio, -pero como EUA es un país de altos ingresos y baja informalidad laboral, la carga tributaria recae fácilmente en el cobro de ISR a las personas físicas y en el impuesto a la propiedad (vivienda)-.  Así que 25 % es un nivel adecuado. Además, recordemos que este impuesto en nuestro país es plano. Es decir, se aplica tanto para pequeñas empresas como para medianas o grandes.

Sin embargo, el ISR a las personas físicas puede ser elevado muy fácilmente y sin ningún tipo de problemas. El tope del ISR de personas físicas es de apenas de 25 %. Podría (y debe) subirse hasta al menos 37 %, así como era en Estados Unidos en la época de Bill Clinton. Recuerden que este es un impuesto marginal, es decir, se aplica desde los ingresos percibidos por encima de los 33,327 pesos mensuales, y empieza con un 15 % en la primera escala y 25 % en la ultima ; es decir, si se gana 35,327 pesos mensuales, se le cobra un 15 % de 2 mil (35,327-33,327) para ISR, que son 300 pesos. La tasa efectiva promedio que pagarían los asalariados seguramente no pasaría del 10 %, ni de 20 % para los que más tengan que pagar. Además, si se pretenden aumentar las recaudaciones vía ITBIS es justo que se haga también vía ISR aunque sea relativamente poco lo que se recaude, pero algo es algo.

 

Debemos aumentar las recaudaciones no bajarlas. Nuestro gobierno no puede gastar menos, sino más inteligentemente pero nunca menos. Nuestro gobierno debería gastar más y nuestra gente gastar menos, esa es la única forma de reducir las desigualdades, al invertir más en educación y salud y programas de ayuda a las familias más pobres o necesitadas. Los ingresos relativos al PIB de nuestro país son de los más bajos de Latinoamerica, y así mismo también los gastos totales relativos al PIB. De toda Latinoamerica, solo El Salvador, República Dominicana y Guatemala tendrán en 2012 ingresos fiscales menores del 20 %; con 18, 15 y 12%  por ciento respectivamente, según el FMI. Solo Guatemala tiene un gasto total relativo al PIB menor que nosotros (FMI).

En 2011, la recaudación tributaria promedio en América Latina fue de 19%. Nosotros apenas recaudamos 12.78 % del PIB. Hasta Haití tuvo una recaudación mayor que la de nosotros (CepalStat). Solo Guatemala, Venezuela y México recaudaron menos que nosotros, pero estos dos últimos no necesitan recaudar muchos tributos dados los enormes ingresos fiscales que obtienen de la venta del petróleo. Nicaragua y Honduras, que son países mucho más pobres que el nuestro, tienen una recaudación tributaria del 24 y 16 % respectivamente (gobierno central, excluyendo ingresos ayuntamientos, incluyendo contribuciones sociales que recauda el gobierno pero excluyendo las ARS privadas por supuesto).

El problema fiscal en nuestro país está en los bajos ingresos, no en el nivel de gastos. 

Si queremos subirle el sueldo a los policías  si queremos mejores hospitales, si queremos dejar atrás las camionetas ambulancias, si queremos más fondos para la justicia, necesitamos sacrificios de todas nuestras clases sociales, ricos, medianos y pobres.

Cada clase social tiene un nivel de consumo, en la clase baja no tienen que pagar alquileres altos o casa propia, no pagan por teléfono residencial, sino que utilizan tarjetas prepago en celular, no pagan Internet, si no que van a un cyber por 15 pesos la media hora, si tienen una netbook se van a un sitio con wifi gratis, no pagan colegio, tienen luz subsidiada, etc, en la clase baja hay diferentes estratos, hay clase baja alta, hay clase baja media, y clase baja baja, que es la pobreza extrema. La clase baja alta en los barrios tienen casas de block. sin pintura, tienen piso y casa muy bonita por dentro, tiene supercomponentes para hacer ruido todo el tiempo, algunos miembros de esas familias tendrán bb si no tienen hijos ni tienen que cuidar dependientes, tienen cable de windtelecom o claro y la cerveza corre como si fuera agua y hacen muchas fiestas y la clase media esta llena de BB y yipetas, asi que a cada clase social se le puede sacar algo.

Les exigimos austeridad a los funcionarios del gobierno debido a la miseria y dificultades que pasan muchos en nuestro país  pero la austeridad también tenemos que aplicárnosla nosotros mismos, para beneficio precisamente de aquellas familias mas vulnerables (el 5 o 10% de la población).

Y no vengan con que la corrupción… que si es por eso entonces para qué pidieron el 4 % para educación.

En Brasil (en donde también hay mucha corrupción) recaudando en impuestos más del doble que nosotros relativo al PIB, más otros 8 puntos del PIB en contribuciones sociales que se cobran a los salarios, han venido bajando la informalidad laboral desde el 55 % en 2002 hasta el 44 % en 2011; 11 puntos en 9 años. En R.D es la informalidad es de 56 %. Claro que yo no digo que seamos como Brasil, Brasil es el extremo, y nosotros el otro extremo, pero debemos llegar a niveles modestos, equilibrados… los impuestos a final de cuentas son solo una de las muchas cosas que afectan al crecimiento y estos efectos negativos se pueden ver compensados si se aplican políticas eficaces.

Anuncios

Críticas, aportes o cualquier duda o corrección que tengan, por favor no dejar de expresarlas aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s