Inicio » Sin categoría » Devaluación interna del euro o abandono del euro en los PIIGS, ¿realmente mejoraría la competitividad?

Devaluación interna del euro o abandono del euro en los PIIGS, ¿realmente mejoraría la competitividad?

wordpress statistics

Paul Krugman, Nouriel Roubini, Stiglitz, argumentan mecánicamente que Grecia y España ganarían competitividad si abandonan el Euro o que al menos para España, se necesita una devaluación interna del euro, de manera que la inflación crezca en Alemania más rápido que en España, o en otras palabras, que los precios españoles se abaraten en relación a los Alemanes.

Vayamos primero con lo primero: ¿realmente una reduccion de los precios en España lograría mayor ventas de exportaciones?. El problema es que no se puede generalizar, porque en una economía hay miles productos diferentes con situaciones diferentes y que es difícil evaluar cabalmente. Podría ser, pero lo mas probable es que no. Especialmente cuando muchos otros países pueden realizar el mismo servicio o fabricar el mismo producto mucho más barato que España. Si Polonia, Rusia, Hungría ni ningún país del mundo vendiera más barato que España entonces eso sería cierto. Esto no es como la competencia de precios entre dos supermercados de un mismo país que tienen los mismos costos, sino como la competencia perdida de japón ante multinacionales taiwanesas (Via Technologies, Acer y Asus) y surcoreanas (Samsung, LG, Hyundai). En los años ochentas, Sony revolucionaba la industria con sus Walkman, CD, y audifonos; ahora Sony no es nadie y sus acciones no valen nada.

Como veremos en los siguientes cuadros, en nuestro país, contrario a los que se pudiera pensar, la enorme devaluación de nuestra moneda en el año 2003 no nos trajo mayor competitividad en nuestros sectores tradicionales exportadores. A pesar de que sus precios se abarataron hasta la mitad, las caídas libres en las ventas no se detuvieron.

En el año 2002 en el sector de confecciones y textiles exportamos 2,226 millones de dólares, en año 2003 2,196, en 2004 2,120 y en el año 2010 terminamos con apenas 964 millones de dólares. La devaluación de nuestra moneda no pudo compensar para nada nuestra pérdida de competitividad con la mano de obra barata de los países centroamericanos, quienes recién ingresaban en el mercado mundial después de numerosas guerras e civiles e inestabilidad política.

Sin embargo, nuestra pérdida de competitividad en bajos salarios se vio compensada por nuestra mejora de competitividad en sectores más sofisticados y de mayor valor, como el cacao y banano orgánico y el sector de productos médicos y farmacéuticos. En los noventas nuestros principales bienes de exportaciones eran el azúcar, las chancletas, calzoncillos, camisetas y tabaco. Ahora nuestro principal producto de exportación es el aparato de transfusión de sangre, por encima de cacao orgánico, un producto no tradicional, de mucho valor agregado, y del cual ahora somos el primer exportador mundial.

Ahora nuestro sector turístico también se está expandiendo hacia la captación de turistas de mayor poder adquisitivo y mayor gasto y estamos empezando a dejar atrás el todo incluido a precio de banana.

Todas estas transformaciones en las estructuras de nuestra economía han hecho que el poder adquisitivo de los dominicanos se haya elevado en los últimos años.

Ahora bien, alguien pudiera argumentar que las devaluaciones impulsaron a estos nuevos sectores, pero el caso es que con las mismas industrias y productos realmente las devaluaciones no mejoran la competitividad. Si decir que liquidar una tienda porque se está quebrado o porque no está vendiendo es ganar competitividad…así mismo pasa con el argumento de ganar competitividad devaluando las monedas.

La transformación de las industrias de los países subdesarrollados es algo natural y predecible, pero en los países desarrollados esto no se da tan fácil. ¿Qué producir? ¿Hacia dónde diversificarse? ¿Cuál es el nicho del mercado? Es un gran dilema. Además, en un país subdesarrollado, el surgimiento y consolidación de una nueva industria toma unos 10 años, en un país desarrollado, muchísimo más. Por lo que ninguna devaluación de moneda traerá mejora de competitividad ni en el corto ni mediano plazo.

Muchos economistas dicen que gracias a las devaluaciones las economías salen más rápido de una crisis. Esto es como explotar una economía para después decir que esta está creciendo. Si un país X de la eurozona con su moneda como el euro decreció 3 % en 2009, en 2012 estaría creciendo 1.5 %. Con su moneda local hubiera decrecido 15 % en 2009 y después en 2012 hubiera crecido 7 %. Al final quedamos en lo mismo. El mayor crecimiento económico no se daría por ninguna mejora en competitividad o aumento de exportaciones, porque como vimos, abaratar los precios no significa mejorar competitividad ni vender más, significa pérdidas y es imposible que en tan poco tiempo surjan nuevas industrias. El mayor crecimiento económico se daría más bien por el parón total de la economía causado en gran parte solo por especulación financiera y desaparición del medio circulante (no por falta de capacidad). Al recuperarse la confianza, la producción de bienes y servicios se reinicia rápidamente desde muy bajos niveles.

 

Recordemos que la moneda es solo un medio de intercambio de la riqueza, pero no es la riqueza.

Las monedas de los países más débiles crean otra crisis paralela. Todo el mundo cambia su dinero por otras monedas más seguras y fuertes. Se hace imposible controlar la crisis de confianza.

En Grecia, debido al temor de los ciudadanos de que el gobierno convirtiera en dracmas los euros de sus cuentas bancarias, realizaron masivos retiros y guardaron sus euros debajo del colchón o llevados a cuentas bancarias del extranjero. Entre 2009 y 2012 los griegos retiraron de los bancos 80 mil millones de euros en un país de solo 10 millones de habitantes. En un solo día, el 14 de mayo de 2012, retiraron 800 millones de euros. Si los griegos no hubiesen temido que su país abandonaría el Euro nada pasara.

Lo que ha hundido la economía griega no ha sido la austeridad en sí misma, sino la enorme incertidumbre y estrés financiero, la incapacidad para formar un gobierno, la ambivalencia política. Si Grecia no hubiese tenido un sistema parlamentario y hubiese tenido líderes más decididos y una clase política menos antagónica, ya hubiese salido de la crisis. Los sistemas parlamentarios proporcionales hacen imposible la gobernabilidad en tiempos difíciles o en sociedades fragmentadas. No hay acuerdo para nada y el gobierno se disuelve sin cumplir el plazo estipulado. No hay cosa que socave más a una economía que la ambivalencia política y eso es lo que tuvo Grecia durante 4 largos años.

Si Grecia abandona el Euro entonces la crisis de confianza se prolongaria en el tiempo y se profundizaria aun mas. La fuga de capitales y paralizacion de la economia seria total, debido a la inflacion. Ya no se trataria solo de sacar dinero de las cuentas bancarias y guardar el efectivo debajo del colchon, se trataria de que nadie querria los nuevos billetes ni siquiera debajo del colchon y buscarian cambiarlos a euros como puedan durante mucho tiempo por temor a las devaluaciones y a su vez alimentando a esta misma. Los controles cambiarios por experiencia sabemos no funcionarian. Aparecerian grandes mercaderes cambiarios especuladores informales con grandes concentraciones de euros dispuestos de venderlos y ganar dinero con ello.

Anuncios

Críticas, aportes o cualquier duda o corrección que tengan, por favor no dejar de expresarlas aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s