Inicio » Sin categoría » Jesús, ¿un revolucionario comunista?

Jesús, ¿un revolucionario comunista?

wordpress statistics

En primer lugar, Jesús o los primeros cristianos de ningún modo se puede decir que fueron “comunistas”. El cristianismo en sus inicios era un movimiento pacifista, totalmente apolítico, es decir, no buscaban la transformación del sistema político. Jesús no mandó a los judíos a pelear contra los romanos para liberarse de la opresión, al contrario, los exhortó a acatar la autoridad del César (Mateo 22: 21). Promovían la solidaridad y compasión entre ellos, pero la transformación se hacía desde adentro de uno mismo, no desde afuera. Es decir, el cristianismo realmente consistía en un VOLUNTARIADO, que es muy diferente al comunismo, que es impuesto. Nadie obliga a nadie a entregar sus bienes a nadie. Solo uno mismo conoce su verdadera situación, dona el que puede y cuando esté preparado para ello, y no se desbaratan a destiempo buenas inversiones (en una empresa o en tu propia educación). En el caso de las religiones que exigen el diezmo, tampoco nadie obliga a nadie a pertenecer a tal o cual religión.

Jesús separa el reino de los hombres del reino de los cielos y el universo político del universo espiritual (Juan 18:33-37). Para los primeros cristianos la “dominación del hombre por el hombre” (Eclesiastés 8:9) es solo temporal, el sistema político no tiene remedio y cualquier sistema de gobierno humano será ineficaz (Eclesiastés caps.1-4). Solo después del juicio final se instalará un nuevo cielo y una nueva tierra y donde no existirá ya más muerte, clamor ni dolor (Apocalipsis 21:1-4). Así que nadie invoque el nombre de Jesús en ninguna revolución, ya sea capitalista o comunista. Que diga mejor que lo hace en nombre de sí mismo y de sus seguidores.

 

2 Tesalonicenses 3:7-12:

“7 Porque ustedes mismos saben la manera como deben imitarnos, porque nosotros no nos portamos desordenadamente entre ustedes, 8 ni comimos alimento de nadie gratis. Al contrario, con esfuerzo laborioso y afán, noche y día estuvimos trabajando para no imponer una carga costosa a ninguno de ustedes. 9 No que no tengamos autoridad, sino a fin de ofrecernos como ejemplo a ustedes, para que nos imiten. 10 De hecho, también, cuando estábamos con ustedes, les dábamos esta orden: “Si alguien no quiere trabajar, que tampoco coma”. 11 Porque estamos oyendo que algunos están andando desordenadamente entre ustedes, y no hacen ningún trabajo, sino que se entremeten en lo que no les atañe. 12 A los tales les damos la orden y exhortación en [el] Señor Jesucristo de que, trabajando con quietud, coman alimento que ellos mismos ganen.”

 

Darle trabajo a la gente es la mejor obra social que se puede hacer. Si un turista se da el lujo de gastar 4 mil euros para venir a República Dominicana a gastarlo en el hotel o en la que vende en la calle cerca del hotel pinturas, artesanías, recuerdos o yaniqueques; está haciendo una muy buena obra social.

Nosotros no podemos multiplicar mágicamente los panes y pescados como Jesús. El tuvo que realizar ese milagro porque Pedro había vendido su barca y dejado de pescar para seguir enteramente a Jesús. Hoy día necesitamos gente formada en asuntos seculares y que trabaje y genere los recursos para la iglesia y gente que haga las inversiones que generen más riquezas y a la vez trabajo para la gente; y es el capitalismo el que más riquezas puede generar.

Hace tan solo 200 años (cuando nació el capitalismo) había mil millones de habitantes en nuestro planeta R, y el 99 % de la población solo tenía lo que necesitaba para subsistir, y se planteaba que el crecimiento de la población era insostenible bajo cualquier sistema económico. Ahora hay 7 mil millones y al menos la mitad tiene cosas más allá de lo mínimo necesario para sobrevivir. Los pobres tienen ahora televisión por cable (por antena de windtelecom o por satélite de Claro), tienen lavadoras, celulares, motores y hasta es posible ya también que una familia de clase baja pueda comprarse una netbook o si no se compran una desktop usada a 4 o 5 mil pesos con monitor, teclado, financiamiento y todo o sino van a un cybercafé a 15 pesos la media hora. -Para los que creen que la alta tecnología se puede desarrollar bajo un sistema socialista ver tema: El capitalismo como el sistema económico que más innovación permite-. Una familia de clase media hoy día vive mejor que una familia aristócrata de hace 100 años. El comunismo no sirve siquiera para la producción de bienes de consumo básico. Ver tema: La improductividad agrícola en el comunismo

La solución a la pobreza mundial está en cómo hacer que esos generen sus propios recursos (eso es un asunto fundamentalmente político fuera de la jurisdicción de la iglesia). Regalarle el dinero a África no va resolver mágicamente la pobreza de ese continente. Seguirán siendo pobres porque la mayoría de ellos no sabe ni siquiera leer ni escribir, no tienen médicos ni ingenieros suficientes, etc. y nada de eso tiene que ver con falta de dinero, sino por falta de organización y voluntad política y social; y por eso es que, como dijo Jesús, a los pobres los tendremos siempre entre nosotros (Mateo 26:11).

 

Ahora veamos algunas citas y después los comentarios finales:

Hechos 4:1-37:

32 Además, la multitud de los que habían creído tenía un solo corazón y alma, y ni siquiera uno de ellos decía que fuera suya propia cosa alguna de las que poseía; más bien, todas las cosas las tenían en común. 33 Además, con gran poder los apóstoles continuaron dando el testimonio acerca de la resurrección del Señor Jesús; y sobre todos ellos había bondad inmerecida en gran medida. 34 De hecho, no había ningún necesitado entre ellos; porque todos los que eran poseedores de campos o de casas los vendían, y traían los valores de las cosas vendidas 35 y los depositaban a los pies de los apóstoles. A su vez, se efectuaba distribución a cada uno, según tuviera necesidad. 36 Así fue como José, que había recibido de los apóstoles el sobrenombre de Bernabé, que traducido significa Hijo del Consuelo, levita, natural de Chipre, 37 puesto que poseía un terreno, lo vendió y trajo el dinero y lo depositó a los pies de los apóstoles.

Mateo 25:31-40:

31 »Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria, con todos sus ángeles, se sentará en su trono glorioso. 32 Todas las naciones se reunirán delante de él, y él separará a unos de otros, como separa el pastor las ovejas de las cabras. 33 Pondrá las ovejas a su *derecha, y las cabras a su izquierda.

34 »Entonces dirá el Rey a los que estén a su derecha: “Vengan ustedes, a quienes mi Padre ha bendecido; reciban su herencia, el reino preparado para ustedes desde la creación del mundo. 35 Porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; fui forastero, y me dieron alojamiento; 36 necesité ropa, y me vistieron; estuve enfermo, y me atendieron; estuve en la cárcel, y me visitaron.” 37 Y le contestarán los justos: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te alimentamos, o sediento y te dimos de beber? 38 ¿Cuándo te vimos como forastero y te dimos alojamiento, o necesitado de ropa y te vestimos? 39 ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y te visitamos?” 40 El Rey les responderá: “Les aseguro que todo lo que hicieron por uno de mis hermanos, aun por el más pequeño, lo hicieron por mí.”

Lucas 10:29-37:

29 Pero él quería justificarse, así que le preguntó a Jesús:

—¿Y quién es mi prójimo?

30 Jesús respondió:

—Bajaba un hombre de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de unos ladrones. Le quitaron la ropa, lo golpearon y se fueron, dejándolo medio muerto. 31 Resulta que viajaba por el mismo camino un sacerdote quien, al verlo, se desvió y siguió de largo. 32 Así también llegó a aquel lugar un levita, y al verlo, se desvió y siguió de largo. 33 Pero un samaritano que iba de viaje llegó adonde estaba el hombre y, viéndolo, se compadeció de él. 34 Se acercó, le curó las heridas con vino y aceite, y se las vendó. Luego lo montó sobre su propia cabalgadura, lo llevó a un alojamiento y lo cuidó. 35 Al día siguiente, sacó dos monedas de plata[a] y se las dio al dueño del alojamiento. “Cuídemelo —le dijo—, y lo que gaste usted de más, se lo pagaré cuando yo vuelva.” 36 ¿Cuál de estos tres piensas que demostró ser el prójimo del que cayó en manos de los ladrones?

37 —El que se compadeció de él —contestó el experto en la ley.

—Anda entonces y haz tú lo mismo —concluyó Jesús.

Mateo 26:

6 Estando Jesús en Betania, en casa de Simón llamado el Leproso, 7 se acercó una mujer con un frasco de mármol precioso lleno de un perfume muy caro y lo derramó sobre la cabeza de Jesús mientras él estaba sentado a la mesa.8 Al ver esto, los discípulos se indignaron.—¿Para qué este desperdicio? —dijeron—. 9 Podía haberse vendido este perfume por mucho dinero para darlo a los pobres.10 Consciente de ello, Jesús les dijo:

—¿Por qué molestan a esta mujer? Ella ha hecho una obra hermosa conmigo. 11 A los pobres siempre los tendrán con ustedes, pero a mí no me van a tener siempre. 12 Al derramar ella este perfume sobre mi cuerpo, lo hizo a fin de prepararme para la sepultura. 13 Les aseguro que en cualquier parte del mundo donde se predique este evangelio, se contará también, en memoria de esta mujer, lo que ella hizo.

Mateo 27

57Entonces, como era hora avanzada de la tarde, vino un hombre rico de Arimatea, de nombre José, que también se había hecho discípulo de Jesús.58Este fue a Pilato y pidió el cuerpo de Jesús. Entonces Pilato mandó que se lo entregaran.59Y José tomó el cuerpo, lo envolvió en un lino limpio y fino,60y lo puso en su nueva tumba conmemorativa, que había labrado en la masa rocosa. Y, después de hacer rodar una piedra grande a la puerta de la tumba conmemorativa, se fue

Juan 2:

6 Había allí seis tinajas de piedra, de las que usan los judíos en sus ceremonias de purificación. 7 Jesús dijo a los sirvientes:—Llenen de agua las tinajas. Y los sirvientes las llenaron hasta el borde. 8 —Ahora saquen un poco y llévenlo al encargado del banquete —les dijo Jesús. Así lo hicieron. 9 El encargado del banquete probó el agua convertida en vino sin saber de dónde había salido, aunque sí lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua. Entonces llamó aparte al novio 10 y le dijo:—Todos sirven primero el mejor vino, y cuando los invitados ya han bebido mucho, entonces sirven el más barato; pero tú has guardado el mejor vino hasta ahora.

Lucas 2:

45 Pero, al no hallarlo, se volvieron a Jerusalén, y lo buscaron diligentemente.46Pues bien, después de tres días lo hallaron en el templo, sentado en medio de los maestros, y escuchándoles e interrogándolos.47Pero todos los que le escuchaban quedaban asombrados de su entendimiento y de sus respuestas.48Pues, cuando ellos lo vieron quedaron atónitos, y su madre le dijo: “Hijo, ¿por qué nos trataste de este modo? Mira que tu padre y yo te hemos estado buscando con la mente angustiada”.49Pero él les dijo: “¿Por qué tuvieron que andar buscándome? ¿No sabían que tengo que estar en la [casa] de mi Padre?”.50Sin embargo, no comprendieron el dicho que les habló.

Marcos 11:

27Y vinieron de nuevo a Jerusalén. Y al ir él andando por el templo…

Marcos 12:

41 Y se sentó con las arcas de la tesorería a la vista, y se puso a observar cómo la muchedumbre echaba dinero en las arcas de la tesorería; y muchos ricos echaban muchas monedas. 42 Luego vino una viuda pobre y echó dos monedas pequeñas, que tienen muy poco valor. 43 Entonces él llamó a sí a sus discípulos y les dijo: “En verdad les digo que esta viuda pobre echó más que todos los que están echando dinero en las arcas de la tesorería;44 porque todos ellos echaron de lo que les sobra, pero ella, de su indigencia, echó cuanto poseía, todo lo que tenía para vivir”.

Mateo 19:

16 Sucedió que un hombre se acercó a Jesús y le preguntó:—Maestro, ¿qué de bueno tengo que hacer para obtener la vida eterna?17 —¿Por qué me preguntas sobre lo que es bueno? —respondió Jesús—. Solamente hay uno que es bueno. Si quieres entrar en la vida, obedece los mandamientos.18 —¿Cuáles? —preguntó el hombre.

Contestó Jesús:—“No mates, no cometas adulterio, no robes, no presentes falso testimonio, 19 honra a tu padre y a tu madre”, y “ama a tu prójimo como a ti mismo”.20 —Todos ésos los he cumplido —dijo el joven—. ¿Qué más me falta?

21 —Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes y dáselo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo. Luego ven y sígueme.22 Cuando el joven oyó esto, se fue triste porque tenía muchas riquezas.

27 —¡Mira, nosotros lo hemos dejado todo por seguirte! —le reclamó Pedro—. ¿Y qué ganamos con eso?

28 —Les aseguro —respondió Jesús— que en la renovación de todas las cosas, cuando el Hijo del hombre se siente en su trono glorioso, ustedes que me han seguido se sentarán también en doce tronos para gobernar a las doce tribus de Israel. 29 Y todo el que por mi causa haya dejado casas, hermanos, hermanas, padre, madre,[f] hijos o terrenos, recibirá cien veces más y heredará la vida eterna. 30 Pero muchos de los primeros serán últimos, y muchos de los últimos serán primeros.

Juan 6:

8 Otro de sus discípulos, Andrés, que era hermano de Simón Pedro, le dijo:9 —Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos pescados, pero ¿qué es esto para tanta gente?10 —Hagan que se sienten todos —ordenó Jesús. En ese lugar había mucha hierba. Así que se sentaron, y los varones adultos eran como cinco mil. 11 Jesús tomó entonces los panes, dio gracias y distribuyó a los que estaban sentados todo lo que quisieron. Lo mismo hizo con los pescados.

Lucas 12:

16 Entonces les refirió una parábola, diciendo:

-Las tierras de un hombre rico habían producido mucho. 17 Y él razonaba dentro de sí, diciendo: “¿Qué haré? Porque ya no tengo dónde juntar mis productos.” 18 Entonces dijo: “¡Esto haré! Derribaré mis graneros y edificaré otros más grandes. Allí juntaré todo mi grano y mis bienes. 19 Comeré, beberé y descansaré.” 20 Pero estando dormido, una voz le dijo: “¡Insensato! Esta noche vienen a pedir tu alma. Lo que has provisto, ¿para quién será?” 21 Así es el que hace tesoro para sí y no es rico para con Dios.

 

Jesús le pidió al joven rico que si quería ser perfecto que vendiera todo lo que tenía y se lo diera a los pobres y que lo siguiera, es decir, el objetivo era que el joven dejara todo pero para unirse con el enteramente a la predicación al igual que los doce apóstoles. Es decir, lo primordial para Jesús eran los asuntos de la predicación, del reino de dios, los asuntos espirituales; porque al final de cuentas, el mundo y las cosas del mundo pasarán, la vida es solo temporal, “vinimos al mundo sin nada y nada nos llevaremos” (Eclesiastés 5:15) y a los pobres los tendremos siempre entre nosotros (Mateo 26:11).

Por eso Jesús oraba en el monumental y costosísimo Templo de Jerusalén, llamándolo la casa de Dios, y nunca le criticó al Templo su ornato, su lujo, ni sus riquezas; aceptó el costoso perfume que le fue rociado y además su cuerpo muerto fue envuelto en finas telas y colocado en una tumba labrada en masa rocosa pagado todo por un hombre rico llamado José de Arimatea. Jesús no criticaba a la riqueza en sí misma, Jesús criticaba el apego a las riquezas y posesiones materiales. Recordemos también que Job fue un hombre muy rico y que tuvo la aprobación de Dios.

Ahora bien, Jesús también exhortó a los cristianos a que dieran de comer a los hambrientos y a ayudar al prójimo. Pero, ¿qué hace la iglesia por los pobres? Ver tema: Las riquezas de la Iglesia y el Vaticano

Anuncios

Críticas, aportes o cualquier duda o corrección que tengan, por favor no dejar de expresarlas aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s