Inicio » 2013 » julio

Monthly Archives: julio 2013

Libertariadas

Nayara Malnero es una Psicóloga y sexóloga española de 25 años, muy conocida en las redes sociales en su país.

“Antes los chavales de 13 años tenían que consultar a escondidas libros escritos por curas; ahora aprenden a través del porno y nadie les explica que eso es ciencia ficción. Hemos pasado de considerar el sexo un tema tabú a tener una avalancha de información muchas veces contradictoria o falsa. Yo vi la necesidad de que hubiese en internet contenidos serios que tratasen el sexo tal cual es en la vida real” dijo Malnero en una entrevista a La Vanguardia.

Este es uno de sus videos:

 

 

Recientemente participé en un debate en su cuenta personal de Facebook.

 

nayarannnnayara 1nayara 2

 

Si yo veo una persona con muchos piercings y en la nariz, yo no voy a denigrarlo ni criticarlo ni nada, pero si intento tal vez buscar explicaciones para entender su comportamiento. De todos modos, al igual que como actuaría toda persona normal, yo no saldría a criticarle su individualidad de frente. Me reservaría mi opinión, para no hacer sentir mal a esa persona. La gente siempre tiene críticas sobre otros, a veces se las expresa, pero otras veces decide mejor guardárselas; dependiendo de la gravedad del problema y del grado de relación que se tenga con esa persona.

Criticar a alguien no está necesariamente mal. Al contrario, puede ayudarte, porque las cosas también hay que verlas desde afuera. Pero también la critica puede ser dañina o innecesaria, o quizá la critica en mitad sea verdad, pero claro que, solo la persona criticada conoce su verdadera situación, todos los hechos y el porqué de sus cosas.

Siempre hay que tener mucho cuidado, pero uno no puede nunca perder la capacidad crítica y entrar en un completo acriticismo, en ser incapaces de tener opinión y definición, incapaces de criticar, de decir que algo está mal, como por ejemplo, piercings en el pene y la nariz.

 

 

Yo respeto la diversidad, además creo que es absolutamente necesaria para la sociedad. El relativismo moral es un hecho, pero una sociedad no puede asumirlo como valor primordial. Ese es el discurso sofista, que la verdad no existe, que el bien y el mal no existe, que nada se puede juzgar.

La diversidad de creencias y estilos de vida se respetan, pero no se puede en nombre de la diversidad prohibir las críticas. La diversidad no puede ser usada de bandera para justificar y aprobar todo.

Se quiere hacer ver que no hay nada malo con nada, que todo lo que los hijos hagan esta bien, porque cualquier cosa debe ser tratada solo como “diferente”. Este tipo de filosofía defendida por algunos puede ser muy perjudicial.

Si tu hijo te dice que se va a poner un piercing en el pene, o si tu hija te dice que quiere ser prostituta, ¿Tu vas a decir, “es tu decisión mi hija”?

 

nayara 4

¿Qué diría Nayara Malnero sobre estos muchachos de cerebro tostado? “Si quien lo lleva disfruta y su pareja también ¿por qué no?” Tan adoctrinada ideológicamente como está en el liberalismo, sería incapaz de admitir cosas como: no tiene sentido, está mal, es feo, es tonto, no es higiénico. Aunque quizá si llevaran algún signo religioso los criticara.

 

Extracto del tema: ¿Quiénes son los verdaderos rebeldes?

Así mismo como cantaba Tony Almont sobre el jevito, lo decimos ahora sobre el rebelde:

♪ El “rebelde” puede ser hombre o mujer,. Es fácil reconocerlos, todos visten igual. Viven de la apariencia hasta más no poder, pero juran que su estilo es natural. A veces nos hacen reír; pero si no existiesen, a lo mejor no tuviéramos de que escribir.♪”

 

 

Camila Vallejo:

DESTROZOS Y VARIOS DETENIDOS EN MARCHA POR EL DÍA DE LA MUJER EN CHILE

 

Si todavía van a seguir diciendo que un piercing es “bonito”, pues miren ahora esta otra chica de gran belleza también.

 

missmanif

missmanif2

Ahora imagínensela con piercing en la nariz, ¿se vería horrible verdad? Perdería toda su gracia y naturalidad.

Nota: Como buen conservador que soy, siempre ando dando vueltas por páginas conservadoras de Facebook y me encontré con una página chistosa que buscaba la Miss- Manif Pour Tous, es decir, la chica más bonita de entre las participantes en las manifestaciones antigay que se produjeron en Francia, y la gente iba subiendo fotos de las chicas a la página y de ahí saqué la primera foto y la segunda la saqué de la propia cuenta de Facebook de ella. Al final, todas las chicas fueron electas Miss- Manif Pour Tous, puesto que la verdad es que todas las mujeres son hermosas.  🙂

 

nayara 5

 

Ahora ser un transexual (la T de LGTB) debe ser motivo de “orgullo” y celebrado. ¿Sabían ustedes que una cosa es identidad sexual y otra orientación sexual? Es decir, un transexual que nació mujer, puede sentirse en cuerpo de hombre y con preferencia sexual de hombres o viceversa y hasta pueden ser bisexuales también.

Es decir, si tú eres una mujer que te sientes ruda y marimacha, eso es identidad de género; pero te gustan los hombres, eso es orientación sexual. Es como decir que,  si solo los hombres acostumbran a ser pilotos de aeronaves, y a una mujer le gustaría ser pilota porque ha sido su sueño desde chiquita, entonces ella se va a inyectar hormonas para tener aspecto físico de hombre (aun gustándole los hombres para tener sexo) porque solo los que tienen aspecto físico de hombres son los que acostumbran a ser pilotos. O si te gusta el golf, te pones cremas en la cara para aclarar tu piel, porque solo los hombres que tienen aspecto físico blanco juegan al golf.

De hecho, en Chile, un transexual masculino, que nació como mujer, pero luego se inscribió legalmente como hombre aunque mantuvo su aparato reproductor femenino, dio a luz a un niño, en un “embarazo no planificado”. Entonces ella quería ser hombre, y así fue, y cuando fue hombre entonces quería cogerse con un hombre en vez de una mujer.

Pero la cosa no termina ahí. Como el deseo de sentirse de un género diferente al que se tiene está considerado por la Psiquiatría como un desorden mental, entonces estos pueden acceder gratuitamente o bajo la cobertura de la seguridad social a su tratamiento de cambio de género. Es decir, el pueblo tiene que pagar por los caprichos de esta gente. Así pasa en EUA y en muchos otros países.

Ya en Estados Unidos hay escuelas en las que si un niño dice al centro que se siente niña, debe respetarse su sentimiento y ser tratado en todo momento como si fuera de sexo femenino, implicando entre otras cosas, que puede utilizar el baño y el vestidor de niñas. Inclusive hace poco, una “niña transexual” (es niño, pero se identifica como niña, aunque no se ha operado ni tenido tratamiento de hormonas) ganó una demanda (con el apoyo de sus padres) para que la escuela a la que asistía le permitiera usar el baño de niñas.

¿Pero por qué a alguien le entraría en la cabeza una fuerte obsesión y deseo por vestirse del sexo opuesto? Ningún gen está diseñado dizque para que a alguien le guste tal ropa o no. La cultura es lo que ha determinado como se viste la gente. Dios nos diseñó desnudos, la ropa la pusimos nosotros.

Los liberales un día de estos van a terminar echando fanáticamente los diccionarios en las fogatas, y prohibiéndolos, por considerar a este libro como discriminante, etiquetador y estigmatizador. Poco a poco avanzamos no hacia una culturización, sino hacia una desculturización.

Y por cierto, ni la orientación sexual ni la identidad sexual son causadas por los genes. Se desarrollan fundamentalmente en la infancia, solo por circunstancias y experiencias sociales. Tal vez nadie les dijo o no captaron que la sociedad dicta que la atracción solo debe ser entre hombre y mujer y que no deben jugar con barbies. La cultura es la que dicta como debe ser el comportamiento. Esas normas se adquieren fundamentalmente en la infancia y se quedan como un hábito durante toda la vida. Recordemos que el sexo homosexual no era ningún tabú en la antigua Grecia, lo practicaban con toda normalidad y era aceptado siempre y cuando fuera el otro el que estuviera de cuatro patas, que fuera alguien inferior a ti; como un esclavo, estudiante o un joven. Pero el caso es que tanto la homosexualidad como la heterosexualidad o el “trastorno de identidad de género”, no son nada más que caprichos culturales y personales.

Anuncios