Inicio » 2013 » septiembre

Monthly Archives: septiembre 2013

¿Qué debemos saber y decir los católicos ante los casos de abuso sexual en la iglesia?

 

superabu

 

Tenemos que admitir que el caso del nuncio polaco Joséf Wesolowski, por ser este un jerarca tan alto de la iglesia de nuestro país; es extremadamente escandaloso. Eso es algo que de ninguna manera podemos justificar y es una verdadera vergüenza. Tampoco podemos justificar el que el hecho de ser sacerdote no sea un filtro más eficiente para los abusadores sexuales. Tampoco podemos justificar de ninguna manera el ocultamiento de casos de abuso sexual que se han hecho en otros países para evitar que se manche el prestigio de la iglesia o de la orden a la que pertenecía el perpetrador.

Para ninguna de esas cosas no podemos decir ni una sola palabra en defensa. Solo podemos admitir los errores.

 

Ahora bien, por el hecho de que se hayan cometido esas faltas antes mencionadas, no se nos puede negar el derecho de defendernos ante otras acusaciones e insinuaciones relacionadas que se fabrican. Por el hecho de haber faltado, no podemos estar todo el tiempo cabeza abajo y dejar que nos atropollen con todas las falsedades del mundo.

 

Hay dos afirmaciones reiteradamente difundidas y sonadas cada vez que se destapa un caso de abuso sexual en la Iglesia Católica.

1)       Que en la Iglesia Católica se dan más casos de abuso sexual que en las iglesias protestantes.

2)       Que en las instituciones religiosas se dan más casos que en la sociedad general.

 

Todas las investigaciones sobre el tema hechas en otros países niegan las afirmaciones anteriores. La incidencia de casos de abuso sexual en las instituciones católicas y protestantes es prácticamente la misma; y es en el mismo seno familiar donde ocurren la gran mayoría de casos de abusos sexuales. Pero antes de pasar a frías cifras estadísticas de otros países, analicemos y comparemos casos concretos en República Dominicana.

 

En los últimos 3 meses (junio-agosto) desde que yo empecé a llevar registro (a partir del caso del sacerdote también polaco Wojciech), ocurrieron exactamente 3 casos de abuso sexual por parte de sacerdotes y 3 por parte de pastores evangélicos.

 

El 26 de junio un pastor evangélico fue condenado a 20 años de prisión por violar a 3 niñas.

El 9 de julio un pastor evangélico fue sometido por violar a 4 niñas.

El 12 de agosto otro pastor evangélico fue condenado también por 20 años de prisión por violar a 4 niños.

 

Los 3 casos de los sacerdotes católicos los conocemos muy bien (Wojciech, el Padre Johnny de Constanza y el nuncio Wesolowski), pero, ¿alguno de ustedes se enteró de estos casos de pastores evangélicos?

Ver tema:  ¿Cómo trata la prensa los casos de abuso sexual de sacerdotes comparados con los de profesores y pastores evangélicos?

 

También, como una pequeña muestra de los casos de abuso sexual fuera de las instituciones religiosas, el mismo día en que se difundió el caso del sacerdote de Constanza, también se produjeron las noticias del sometimiento de dos hombres por violar a una niña de 11 años y la condena por 15 años de otro hombre por violar a su sobrina menor de edad.

 

Ahora vayamos a las investigaciones que se han hecho sobre la problemática en otros países, primero a nivel de toda la sociedad y luego a nivel de las instituciones religiosas.

 

En EUA el 6.7% de los escolares reportó abuso sexual por parte de un educador: “6.7 percent 8th- to 11th-graders reported contact educator sexual misconduct that was unwanted. More than 4.5 million students are subject to sexual misconduct by an employee of a school sometime between kindergarten and 12th grade.”

En España el abuso sexual infantil se estima afecta al 15-20 % de la población (incluyendo el efectuado dentro de la familia): “El abuso sexual infantil puede llegar a afectar a entre un 15 y 20 por ciento de la población, lo que supone un problema social importante y que afecta a los dos sexos.”

El promedio de 65 estudios en 22 países:  “An estimated 7.9% of men and 19.7% of women globally experienced sexual abuse prior to the age of 18.  U.S. rates were 7.5% for males and 25.3% for females”.

 

En Estados Unidos una de cada 4 universitarias ha sufrido agresión sexual en el campus. Prestigiosas universidades como la de Yale, han sido multadas por el gobierno por no revelar el número de agresiones sexuales que han ocurrido en su institución, y se han levantado muchas campañas y protestas para denunciar la falta de acciones y sanciones contra los agresores por parte de las universidades.

El que un profesor sea un violador no quiere decir que todos los profesores sean violadores, como hace mucha gente con los sacerdotes.

 

Estados Unidos:

La investigación más completa, exhaustiva e independiente que se ha hecho en EUA  sobre los casos de abuso sexual en la Iglesia Católica, fue la del John Jay College of Criminal Justice: “The Nature and Scope of Sexual Abuse of Minors by Catholic Priests and Deacons in the United States 1950-2002”.

Este informe indica que en Estados Unidos, desde 1950 hasta 2002, se reportaron acusaciones a 1,540 sacerdotes por ofensas que involucraban un acto sexual, es decir, penetración, sexo oral o masturbación; pero excluyendo abrazos, caricias, besos, toques por debajo o por encima de la ropa, ofensas sexuales verbales, entre otras conductas sexuales inapropiadas no deseadas (páginas 62 y 55). En ese mismo período, hubo 109,694 sacerdotes en Estados Unidos, por lo que la incidencia es de 1.4 % (página 4). La gran mayoría de las ofensas sucedieron en las décadas de 1960 y 1970.

 

Holanda:

Informe de la comisión independiente que estudió los casos de abuso sexual en Holanda

Extractos del resumen del informe:

The scale of sexual abuse of minors in the Roman Catholic Church in the period 1945 to 2010 is relatively small in percentage terms, but is a serious problem in absolute numbers.

According to the census in 1947, there were 3.7 million Catholics in the Netherlands in a total population of 9.6 million (38.4%). In 1967 there were 13,500 priests (4,000 secular in seven dioceses and 9,400 regular in 34 orders and congregations) and 40,000 brothers and sisters in 111 orders and congregations in the Netherlands.

A total of roughly 800 names of perpetrators mentioned in the reports could be traced to individuals who work or worked in dioceses, orders and congregations.

800 / 53,500 hace un 1.5 por ciento del total de religiosos en ordenes, diócesis y congregaciones que fueron acusados de abusos sexuales de menor a mayor grado – desde toques no deseados por debajo o por encima de la ropa hasta penetración-

The Commission of Inquiry investigated how great the risk of unwanted sexual contact with children was in institutions (boarding schools, private schools, seminaries, children’s homes). It emerged that the risk was twice as high as the national average, but with no significant difference between Roman Catholic and non-Roman Catholic institutions. 

First, the impression that sexual abuse of minors occurred primarily within the Roman Catholic Church needs to be qualified. Sexual abuse of minors occurs widely in Dutch society.

There is no scientific evidence to support the assertion – expressed both in the media and in church circles – that celibacy is the sole explanatory factor for the degree to which sexual abuse occurs within the Roman Catholic Church. This assertion would imply that sexual abuse occurs significantly more often in the Roman Catholic Church than in other similar contexts (non-Roman Catholic institutions). However, that is not the case judging by the results in the survey carried out by TNS NIPO for the Commission of Inquiry.

 

Como dicen algunos dichos populares: “hay de todo en la viña del señor”, “en todos los lugares se cuecen habas” y “el diablo anda suelto y merodeando siempre la viña del señor”.

Ahora bien, el informe critica la actitud de la iglesia frente a los casos. Dice que los perpetradores eran puestos en tratamientos psicológicos, en penitencia y luego transferidos, y que evitaban que la investigación pasara a la policía para evitar un escándalo mediático y que se dañara la reputación de la orden o congregación. Todo eso es un hecho también. No quiero justificar nada, solo aportar datos y mostrar nuevas perspectivas para el debate.

Pero como dice otro dicho también: “solo el que nunca hace nada está exento de críticas”.  Solo en República Dominicana tenemos toda la red de instituciones y programas de Muchachos y Muchachas con Don Bosco, como el asilo de niños de los Salecianos; también el Hogar Rosa Duarte para niñas huérfanas, de las monjas Hijas de la Caridad; Escuelas públicas y privadas administradas por la Iglesia Católica; solo por mencionar algunas instituciones.

El problema del abuso sexual infantil en las instituciones se puede resolver muy fácilmente. Solo se necesita una buena educación y comunicación con los niños. Las madres deben decirles a sus hijos que hay partes de su cuerpo que nadie, absolutamente nadie debe tocar; ni siquiera su padre. Recuerdo cuando estaba en quinto grado, mi profesora, que era monja, eso fue lo que nos dijo en una ocasión; con mucha entonación, y nos dijo que ni siquiera nuestros padres podían tocar -aunque nunca llegué a recibir ninguna insinuación u aproximación por parte de mis profesores o padres-. Si todas las madres y profesoras de educación inicial o responsables de cuidados de niños hicieran esto, el problema quedaría resuelto.

 

Irlanda:

El Informe de la Comisión Investigadora de los Abusos de Niños recogió las denuncias de 1,090 personas que fueron abusadas física, sexual o emocionalmente entre 1914 y el año 2000 en distintas instituciones dedicadas al cuidado o educación de los niños.

El informe en cuestión abarca a todas las instituciones irlandesas que estaban dedicadas al cuidado y/o enseñanza de niños. Dice que en las llamadas “Industrial Schools” donde se registraron el 73 % de las denuncias, ingresaron 170 mil niños entre 1936 y 1970 –Volumen I cap.3-. Las Industrial Schools eran residencias que acogían a los niños más pobres y huérfanos; eran dirigidas por órdenes religiosas católicas, y se les enseñaba tempranamente un oficio. Volumen I cap.4Volumen V cap.2Volumen IV cap.3

791 (72.5% de 1090)/170,000=0.47 % pero solo la mitad eran denuncias sexuales, es decir que sería 0.23 %.

En estas industrial schools, el 45 % de los abusos sexuales en niños fueron perpetrados por laicos y en las niñas el 87 %. En total, un 53 % de todos los abusos sexuales fueron cometidos por laicos. El 24 % de los casos reportados de abuso sexual en niños correspondió a solo toques inapropiados y caricias, pero sin masturbación; y en el caso de las niñas el 57 % correspondió a toques inapropiados o desnudismo/voyerismo, pero sin masturbación. Volumen III, cap.7 y Volumen III, cap.9.

 

A continuación extractos del informe de la Comisión Investigadora de los Abusos de Niños:

This volume of the Commission’s report presents the compiled oral evidence of over 1,000 witnesses who attended the Confidential Committee to report their childhood experiences of abuse in Irish institutions between 1914 and 2000. In most instances the reported abuse occurred while witnesses were in the care of the State. They reported being physically, sexually and emotionally abused and neglected by religious and lay adults who had responsibility for their care, and by others in the absence of adequate care and supervision.

Sexual abuse was reported by approximately half of all the Confidential Committee witnesses. Acute and chronic contact and non-contact sexual abuse was reported.

Witnesses reported being sexually abused by religious and lay staff in the schools and institutions and by co-residents and others, including professionals, both within and external to the institutions. They also reported being sexually abused by members of the general public, including volunteer workers, visitors, work placement employers, foster parents, and others who had unsupervised contact with residents in the course of everyday activities.

The Confidential Committee heard evidence from 1090 men and women who reported being abused as children in Irish institutions. Abuse was reported to the Committee in relation to 216 school and residential settings including Industrial and Reformatory Schools, Children’s Homes, hospitals, national and secondary schools, day and residential special needs schools, foster care and a small number of other residential institutions, including laundries and hostels. 791 witnesses reported abuse to Industrial and Reformatory Schools and 259 witnesses reported abuse in the range of other institutions. Executive Summary Volumen III

It is impossible to determine the full extent of sexual abuse committed in boys’ schools.

Cases of sexual abuse were managed with a view to minimising the risk of public disclosure and consequent damage to the institution and the Congregation. This policy resulted in the protection of the perpetrator. When lay people were discovered to have sexually abused, they were generally reported to the Gardai. When a member of a Congregation was found to be abusing, it was dealt with internally and was not reported to the Gardai -la policía irlandesa-.

The desire to protect the reputation of the Congregation and institution was paramount. Congregations asserted that knowledge of sexual abuse was not available in society at the time and that it was seen as a moral failing on the part of the Brother or priest. This assertion, however, ignores the fact that sexual abuse of children was a criminal offence.

The risk, however, was seen by the Congregations in terms of the potential for scandal and bad publicity should the abuse be disclosed. The danger to children was not taken into account.

The system of inspection by the Department of Education was fundamentally flawed and incapable of being effective.

 

El informe también reconoce las muy precarias condiciones en las que se desenvolvían muchas de las “industrial Schools” y admite que luchaban valientemente para sobrevivir. Volumen IV cap. 2

 

Este artículo presenta extractos del tema 8 de 10 grandes difamaciones contra la Iglesia Católica de este mismo blog.

Anuncios