Inicio » Sin categoría » La problemática de ajustar salarios por inflación entre períodos distantes

La problemática de ajustar salarios por inflación entre períodos distantes

wordpress statistics

Así es como el Banco Central sacó que nuestro ingreso promedio por hora era el mismo que en 1991: el IPC (año base 2010) de 2013 es de 114.77 y el IPC (año base 2010) de 1991 es de 16.90. Entonces 114.77 / 16.90 = 6.79. El ingreso promedio por hora en 1991 era de 11.75. Entonces para llevar esos 11.75 pesos a pesos de hoy se multiplican por 6.79. Esto hace 79.8. El ingreso promedio por hora en 2013 era de 80.56. Ahora, ¿cuál es el problema aquí?

Los bienes y servicios del IPC (Índice de Precios al Consumidor) de 1991 son diferentes a los de 2013. Los de 1991 correspondían a una lista de bienes y servicios elaborada en 1984, que se actualizó en 1999 y finalmente en 2010. En la lista de 1999 habían 245 bienes y servicios. En la de 2010 habían 305. Fueron agregados: yogurt, pan rebanado, tratamientos para el pelo, cremas para la piel, glp, internet, microondas, inversor, suavizantes para la ropa, entre otros. En la lista de 1984 no tengo los datos pero podemos suponer que era muchísimo más corta. Lo que pasa es que en estos ajustes por IPC no se comparan bienes y servicios idénticos, ni la misma cantidad; a no ser que los años que calculemos estén el período comprendido entre uno y otro año base (de actualización del IPC). Y aún así no estaría fuera de la controversia, porque entre 1984 y 1999 el mercado cambió radicalmente. Muchos productos desaparecieron, otros ingresaron y otros se transformaron bastante.

Esto no es como si fuera, suponiendo, que si Juanita, en 1991, gastó todo su salario anual de 150 mil pesos en un televisor a blanco y negro de 20 pulgadas por valor de 3 mil pesos; un Toyota Corolla tamaño mediano con vidrios manuales por 146 mil 900 pesos; y una lámpara con bombillo de alto consumo por 100 pesos; y que en 2013 otra vez gastó todo su salario anual de un millón pesos en comprar un nuevo televisor a blanco y negro de 20 pulgadas por 20 mil 400 pesos, otro Toyota Corolla con vidrios manuales por 979 mil pesos y otra lámpara con bombillo de alto consumo por 600 pesos, y que entonces aunque el salario nominal anual de ella aumentó hasta un millón de pesos, en realidad no aumentó nada por los aumentos de precios de los productos. Si esto hubiera sido así, no habría ningún problema. El problema es que no fue así como se hizo la comparación.

Siguiendo la lógica de como se hace el ajuste de salarios por IPC, entonces Juanita habría gastado todo su salario de un millón de pesos en otro televisor pero de 40 pulgadas de pantalla plana bajo consumo LCD a color por valor 20 mil 400 pesos + una netbook que le salió gratis por la compra de la tv; una Yipeta Hyundai Tucson vidrios eléctricos por 979 mil pesos y otra lámpara con bombillo de bajo consumo por 600 pesos; porque ahora los bienes son diferentes y hay mayor cantidad.

 

Comparemos los bienes que poseían las familias dominicanas en 1991 y 2007 según los datos de la Endesa (Encuesta Demográfica y de Salud) y del censo de 2002 y 2010.

 

 

Según las estadísticas del parque vehicular de la DGII, en 2002 habían 1,611,023 de vehículos en el país. Esto es 1 por cada 5 habitantes de 2002. En solo 11 años, en 2013, pasamos a tener el doble: 3,215,773, esto es uno por cada 3 habitantes. Los mayores aumentos porcentuales se dieron en las yipetas y en los motores. En 2002 habían 80,624 yipetas y 691,074 motores. En 2013 habían 312,170 yipetas y 1,678,979 motores.

Aunque las todo terreno para uso urbano son una nueva modalidad de la última mitad de los 90 y la década de los ceros, difícilmente se pueda decir con esos datos que nuestro poder adquisitivo ha disminuido. Tanto así que en nuestro país hay más yipetas por habitante y por vehículo que en Brasil y en Chile. Véase: El poder adquisitivo dominicano

 

Nuestra producción de arroz, bananas, huevos, pollo y leche se han duplicado desde 1990. Desde entonces, el porcentaje de la población debajo del nivel mínimo de consumo de energía alimentaria (desnutrición) ha caído a la mitad y los indicadores per cápita de consumo de proteínas y calorías han mejorado bastante. De hecho, cumplimos ahí una de las metas del milenio: la de reducir el hambre (desnutrición) a la mitad. El objetivo para nuestro país trazado en el año 1990 era de 15.2 % para el año 2015. En 2012 estábamos en 15.6%.

 

Referencia: FAO. Para utilizar la aplicación estadística de la FAO primero en el menú azul se selecciona Production  y luego en el submenú verde se selecciona Crops y también Livestock primary. Puedes seleccionar simultáneamente diversos años y productos manteniendo presionada la tecla CTRL. Para los datos de seguridad alimentaria entrarán directo a través del enlace.

 

Otro indicador que nos puede revelar datos sobre la evolución del nivel de vida a través del tiempo, es el de la distribución del gasto promedio de las familias. En 1997 el 31 % del gasto promedio de las familias iba destinado a la alimentación; en 2007 -y a pesar de la crisis de 2003-, se redujo a 25 %. A continuación un extracto de una nota del mismo Banco Central refiriéndose al respecto: “Con este resultado se infiere que en los últimos diez años se ha registrado una mejoría en las condiciones de vida de los dominicanos, ya que a medida que mejoran los ingresos de las familias, disponen de recursos para otros gastos como recreación y cultura, transporte, viviendas, bienes y servicios diversos, entre otros”. El quintil más pobre de nuestro país dedica 47 % de sus gastos a alimentos, pero el quintil más rico utiliza solo el 12 % R pág.24.

 

Entonces, ¿realmente usted cree que el nivel de vida, el poder adquisitivo y el salario real de los dominicanos ha disminuido? Por supuesto que no.

 

La problemática de los ajustes de salarios por inflación también la podemos apreciar, y más claramente, en Estados Unidos, donde el ingreso mediano real de los hogares está en el mismo nivel que en 1989. Véase: Joseph Stiglitz y la pobrecita clase media de EUA. Comparemos entonces los datos de la American Housing Survey 1980 Part E (contiene los datos de 1970 también) American Housing Survey 1985American Housing Survey 2009, y Commuting in the United States, todos de la Oficina Nacional del Censo de EUA.

 

 

En 1984 el número de miembros de la vivienda con ingresos era de 1.4; en 2009 1.3. En 1960, 70, 80 y 2009 el número de miembros por vivienda ocupada era de 3.3, 3.14, 2.76 y 2.57 respectivamente. También el número promedio de hijos menores de 18 por familia en 1960,70, 80 y 2009 fue de 2.3, 2.28, 1.91 y 1.86.  Es decir, que el tamaño de las familias ha sido prácticamente el mismo desde 1980.

En 1984 el 15 % del gasto promedio de las familias iba destinado a la alimentación; en el 2009 13 % y en 2007 (antes de la crisis) estuvo en 12 %. Estos datos indican una mejoría en el nivel de vida, puesto que a medida que aumentan los ingresos, se disponen más recursos para otros gastos. No es mucho, pero indica una tendencia a la baja. Si hubiera datos desde 1960 seguro notaríamos una reducción mucho mayor.

Más aún, en el año 1960 había un automóvil (excluyendo autobuses, camiones, camionetas, furgonetas; incluyendo taxis) por cada 3 habitantes. Hoy día hay uno por cada dos. En el año 2000 habían 21 millones de yipetas (SUV). En el año 2010 habían 44 millones. Se duplicaron en solo 10 años. En el 2000 había una yipeta por cada 6 automóviles. En 2010 había una yipeta por cada 3 automóviles. Un 18 % del total del parque vehicular corresponde a yipetas. Informes Highway Statistics 2010 tablas mv9 y mv1; Highway Statistics 2000 tablas mv9 ymv1, State Motor Vehicle Registration By Years, todos de la Federal Highway Administration.

 

Así que, en conclusión, a pesar de lo que muestran las comparaciones de salarios ajustados por inflación, hoy día los dominicanos y norteamericanos tenemos casas mejor equipadas, más grandes y más confortables; y tenemos más carros, de mayor tamaño y más confortables.

La riqueza es la cantidad, calidad y variedad de bienes que poseemos y servicios que nos suplen.  Si todos tenemos más y mejores cosas y estamos mejor alimentados, es porque nuestro salario real, nivel de vida y poder adquisitivo en realidad han aumentado en vez de disminuido.

Anuncios

Críticas, aportes o cualquier duda o corrección que tengan, por favor no dejar de expresarlas aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s