Inicio » 2015 » mayo

Monthly Archives: mayo 2015

La filosofía del mundo está mal

La declaración de independencia norteamericana dice que nuestro propósito en la vida es la: “búsqueda de la felicidad”, y esa es además, la filosofía de vida moderna. Cuando tú preguntas a la gente, la mayoría responde que su objetivo en la vida es ser feliz. Pero la felicidad no puede ser un objetivo o meta en la vida; es un camino a través del cual podrías transitar.

La filosofía del mundo está mal y por eso pasan tantas cosas en el mundo entero: políticos y empresarios corruptos, avariciosos, engañadores, etc. El Papa Francisco decía: “El apego a las riquezas es el inicio de todo tipo de corrupción, por doquier: corrupción personal, corrupción en los negocios, también la pequeña corrupción comercial, la de aquellos que quitan 50 gramos al peso justo, corrupción política, corrupción en la educación…”.

Pero todo eso sucede precisamente porque la filosofía de vida que se inculca, la que se promueve, es la de tener la felicidad en sí misma como una meta, es decir, ser feliz a toda costa; en vez de la vida de servicio. No estamos aquí para ser felices; sí estamos para cumplir con deberes concretos, objetivos o misiones, pero bien podría ser que estos solo pudieran llevarse a cabo a costa de un gran sacrificio del bienestar personal durante largo tiempo o durante toda la vida. El propósito de la vida es el servicio, en lo que sea que podamos aportar siempre, y lo que requieran las circunstancias siempre cambiantes.

 

Por estar tan centrados en la búsqueda de la felicidad, cuando nos vienen vicisitudes, por eso nos derrumbamos, porque no estamos preparados; pero si nos preparamos mentalmente de que nuestra situación podría cambiar en cualquier momento, entonces disfrutaríamos más del presente, y estaríamos muchísimo mejor preparados para enfrentar las vicisitudes del futuro.

Por eso cuando nace un niño, todas las mujeres siempre dicen: -¡que bueno, que bendición que nació sano!-, etc. Todas ellas siempre están a la expectativa del niño perfecto, y cuando viene uno que no, pufff, ¡que duro! ¡el derrumbe! ya no es una bendición, es un problema, quisieras que no hubiera nacido. De ahí viene la aceptación al aborto, porque no queremos problemas en la vida. Incluso el famoso filósofo ateo Richard Dawkings, se atrevió a decir que, como para él su objetivo en la vida es la felicidad, pues es moralmente aceptable abortar a un niño que viene con síndrome de Down. Pero incluso con nacer sano no hay ninguna garantía de por vida para el producto, muchas enfermedades se descubren o desarrollan después del nacimiento y además puede ocurrir cualquier accidente de tránsito o algo así, y quedar inválido o no ser perfecto.

 

 

 

 

La frase: “búsqueda de la felicidad” consagrada en la declaración de independencia norteamericana, implica que, la felicidad está fuera de nosotros y que debemos perseguirla (objetivo, meta), cuando la realidad es que, está dentro de nosotros. Es un estado de la mente y el alma. Está disponible para ti en el momento en que la quieras. La felicidad no es ausencia de problemas o dificultades. Es la actitud con la que se enfrentan.

 

Anuncios

¿Subir los salarios beneficia la economía?

Un aumento en el consumo solo puede darse si hay un aumento en la producción. Por ejemplo, si nuestro país produce 100 edificios por año, nada va a cambiar con una subida de salarios a los trabajadores de la construcción (o un cambio de trabajadores haitianos por dominicanos). Se seguirán produciendo 100 edificios y por lo tanto unas subida de salarios solo provocará aumento en el precio de los edificios. Los ingenieros solo aumentarían su producción de edificios si simultáneamente hay un aumento en la producción de los demás bienes y servicios, porque de lo contrario no tendrían ningún incentivo para aumentar su producción. Se aumenta la producción propia para intercambiarla por otros productos. Si yo aumento mi producción y por lo tanto demando más bienes y servicios, los demás productores deben responder y aumentar también sus producciones. Si no son capaces de ello, un aumento de mi producción sería un desperdicio simplemente.

La riqueza (consumo) depende de nuestra producción. En la medida en que todos y cada uno aumenten sus capacidades de producir (para después intercambiar) bienes y servicios, pues en esa misma medida aumentará la riqueza de todos y cada uno”.

 

Ahora pongamos un ejemplo más simple. Supongamos que toda la economía se reduce a dos personas:

Cada día, Juan produce 3 plátanos y consume 2. Pedro produce 3 huevos y consume 2. Juan decide intercambiar su excedente de plátanos por un huevo de Pedro. Y así Juan cena 2 plátanos con un huevo y Pedro 2 huevos con un plátano. De repente, Juan logra aumentar su producción de plátanos a 4, pero como ya está satisfecho de plátanos entonces convendría intercambiarlo con Pedro por un huevo. Para ello, Pedro necesitaría aumentar su producción de huevos. Pedro logra aumentar su producción de huevos a 4, pero como ya está satisfecho de huevos, intercambia sus dos huevos por dos plátanos de Juan. Ahora ambos cenan dos plátanos con dos huevos, aumentando tanto su producción como su consumo.

Si no hubiese sido por los conocimientos de ambos para cultivar plátanos o producir huevos, el intercambio jamás se hubiera dado, y si no hubiera sido por las mejoradas destrezas de ambos en conseguir aumentar sus producciones, el aumento de bienestar jamás se hubiera dado.

Si a este mercado ingresara un nuevo individuo capacitado de producir jugo de naranja, entonces Pedro y Juan podrán beber jugo de naranja también y mientras más plátanos pueda producir Juan en su terreno y más huevos pueda producir Pedro en su gallinero; pues todos consumirán más huevos, plátanos y jugos aumentando el bienestar de todos.

 

La riqueza de una sociedad se basa en la capacidad de su gente para producir e intercambiar diferentes bienes y servicios. Mientras más gente capacitada e ingeniosa haya, que produzca e intercambie más bienes y servicios, más rica será esa sociedad.

Una subida de un salario no aumenta la productividad; es la productividad lo que aumenta los salarios (consumo).

Un salario simplemente refleja mi capacidad de producción. Y el monto de estos salarios son determinados por oferta y demanda. Si se fijan salarios por encima de la oferta y demanda, crece el desempleo y/o la inflación.

En nuestro país empresarios y sindicatos negocian salarios mínimos a pagar. Estos van de 5 mil a 11 mil pesos. Si tomamos en cuenta el salario mínimo más bajo, nuestro salario mínimo seria el cuarto más bajo de Latinoamérica (tomando en cuenta los salarios mínimos más bajos del resto de países). Si tomamos en cuenta el salario mínimo más alto, sería el noveno más bajo (tomando en cuenta los salarios mínimos más altos de cada país) por encima del salario mínimo de países como Brasil y Uruguay (Brasil, Uruguay, Bolivia, Perú, Colombia, Chile, Ecuador, Paraguay, Argentina y Venezuela tienen un solo salario mínimo). Si unificáramos en 10 mil el salario mínimo, sería más alto que el de Brasil, Uruguay y otros 4 países.

Países de alta desigualdad social y bajo desarrollo social, como Honduras y Paraguay, tienen unos altísimos salarios mínimos y países de baja desigualdad social y alto desarrollo social como Uruguay y Brasil tienen unos bajos salarios mínimos. Venezuela tiene el salario mínimo más alto de Latinoamérica, y la inflación más alta del mundo (y el 1 de mayo el gobierno volvió a aumentar el salario mínimo en 30 %). El segundo país con el salario mínimo más alto en L.A es Argentina, el cual también tiene una inflación altísima (la segunda más alta de L.A).

 

Vean los temas: Los distintos tipos de salarios mínimos y el aumento de salarios en R.D y La problemática de ajustar salarios por inflación entre períodos distantes